sicilia

ruta en coche por sicilia en 4 días

Fue un viaje muy similar al de Menorca (en cuanto a isla) pero más parecido al de Eslovenia/Croacia (por los pueblos y el roadtrip) así que tenía unas ganas enormes de ir. Mucha gente me había hablado muy bien de Sicilia y me habían recomendado muchas cosas por lo que tenía muchas ganas de descubrirlo por mí misma. Quieres saber cómo fue? Sigue leyendo! Y si quieres ver más fotos aquí tienes el link de mi flick-r!

_dsc_0440

_PREPARATIVOS_

Como nuestro viaje era de 4 días tuvimos que preparar bastante bien la ruta para aprovechar bien los días. Había leído muchas cosas en internet sobre Sicilia así que lo planeé con mucha ilusión para conseguir ver (y disfrutar) la mayoría de cosas posibles. También era importante calcular dónde íbamos a pasar cada noche para poder reservar el alojamiento, ya que no queríamos llegar de noche y tener que buscar hostales o airbnb. En cuanto a equipaje la verdad es que fue un viaje en el que apenas tuvimos que preparar cosas. Sólo llevábamos una maleta de mano (porque eran sólo 4 días y porque volamos con una lowcost) así que metimos un mix de ropa de verano (era Junio) y poco más. Para visitar Sicilia bien la verdad es que se necesitan más de 4 días (quizás una semana) pero como no teníamos tanto tiempo decidimos ver muchas cosas sin entretenernos demasiado. Los tiempos para comer los acortamos mucho (comiendo en el camino o en restaurantes pero tardando lo mínimo posible) y haciendo pocas paradas en coche. Es importante llevar crema solar (o comprarla allí) ya que en los templos apenas hay sombra y con tanta visita te pasas el día al sol! Si quieres saber más cosas sobre cómo preparar el viaje o qué llevar, pásate por consejos de viaje!

_CÓMO LLEGAMOS_

Aprovechamos el lanzamiento de la nueva aerolínea lowcost Transavia desde Múnich y compramos vuelos a Palermo (Aeropuerto Falcone-Borsellino o Aeropuerto de Palermo-Punta Raisi, PMO)  por 60€ por persona i/v (por si a alguno le viene mejor que sepáis que también se puede volar a Catania). El trayecto dura 2horas 30 minutos (aunque nuestro vuelo se retrasó) y, dado que la hora de salida era a las 07:00am, dormimos como bebés durante todo el vuelo. Lo mejor de los vuelos tan tempranos es que tienes todo el día por delante así que en cuanto pisamos tierra (09:30am) fuimos directos a recoger el coche que teníamos reservado y empezar el viaje. El Aeropuerto de Palermo está situado a 35km al oeste de Palermo así que decidimos hacer la ruta en el sentido contrario de las agujas del reloj:  norte – oeste – sur – este. Si tenéis pensado ir a Palermo y no queréis alquilar un coche que sepáis que se puede llegar en un autobús lanzadera que sale desde la Estación de Autobuses y que cuesta unos 6€. Calcular bien el tiempo porque el tráfico en Palermo es infernal!

_CÓMO MOVERSE_

Decidimos alquilar un coche para tener mayor libertad y poder disfrutar mejor de la isla, aunque nos dijeron que los trenes funcionan bastante bien. Buscamos un coche económico a través de la web easyterra y sacamos uno durante 3 días a bastante buen precio con la compañia Avis. Lo recogimos en el Aeropuerto de Palermo el Viernes y lo devolvimos en la ciudad de Palermo el Lunes por la mañana (cobraban más si lo devolvíamos el Domingo ya que cierran a la 13:00, y también cobran más si no lo recoges y devuelves en el mismo sitio, pero lo preferimos así). Si queréis saber más sobre este tema lo mejor es que no os perdáis el apartado de alquiler de coches en consejos de viaje. Nos dieron un Fiat 500L (más grande que el 500 normal) sin GPS ni extras pero sí con USB (para cargar teléfonos y tablet) y aire acondicionado (muy importante!). Tras un pequeño susto (que os cuento  más adelante) aprendimos que lo mejor es escoger un mejor seguro (algunas webs intermediarias lo incluyen) para evitar líos y, visto lo visto en Sicilia, lo recomiendo! Eso sí, mi CONSEJO #1 es que escojáis un coche pequeño, ya que las calles de los pueblos sicilianos son DIMINUTAS y MUY ESTRECHAS!

__ALOJAMIENTO__

En un primer momento pensamos en no reservar nada y pernoctar sobre la marcha en hoteles pero luego decidimos que era mejor reservar algo para no tener que ir buscando por la noche después de un largo día y estando cansados. En vez de mirar hoteles probamos con airbnb y resultó ser una muy buena experiencia (aparte de mucho más barato que cualquier hotel u hostal!). Si queréis los contactos concretos de donde nos alojamos me podéis escribir un mensaje privado y os orientaré en lo que pueda. Al final decidimos pernoctar en: Scala dei Turchi, Siracusa y Palermo.

  • Scala dei Turchi (Porto Empedocle) – Para poder entrar temprano al Valle de los Templos decidimos dormir en un lugar que quedara entre Agrigento y Scala dei Turchi y encontramos este Airbnb. El chico era muy amable y la casa estaba bien pero no lo recomiendo para nada. La casa estaba situada “lejos” de todo donde se llegaba subiendo unas cuestas imposibles y, aparte, no tenía WiFi (aunque en su web ponía que sí) y tenía 2 perros guardianes. Tras esta experiencia mi recomendación es alojarse en el pueblo Porto Empedocle (donde hay bares, restaurantes y tiendas) o en algún lugar en la salida de Agrigento (apara evitar el tráfico por la mañana).
  • Siracusa – Decidimos alojarnos en un airbnb que estuviera cerca de la Isola para poder caminar hasta allí. Encontramos un piso a 15 minutos caminando y justo a la salida de la ciudad por lo que fue perfecto para pasear por la noche y salir a primera hora de la mañana hacia el Parque Arqueológico. Un piso muy grande, compartido con otros “guests” de Airbnb y muy limpio. El chico encargado era muy simpático, nos orientó en lo que pudo y hasta los prestó sus bicicletas para recorrer Siracusa (aunque no hicieron falta). Se puede aparcar más o menos cerca…aunque en general dicen que es difícil encontrar aparcamiento.
  • Palermo – Aquí uno puede alojarse donde mejor le venga dependiendo de sus necesidades (estación de tren, puerto, centro…). En nuestro caso decidimos escoger un lugar cerca de donde íbamos a dejar el coche de alquiler y cerca de la estación de trenes, donde cogeríamos el bus al día siguiente hacia el aeropuerto.

__GASTRONOMÍA__

Aparte de degustar riquísimas pizzas y una gran variedad de platos de pasta (con sus miles de variantes”), podemos encontrar algunos platos sicilianos para chuparse los dedos:

Arancine: son unas bolas rellenas de arroz y patata, rebozadas, que además pueden incluir otros ingredientes como: jamón y queso, carne, espinacas…

_dsc_0617

Focaccia: muy típico italiano, es como una pizza pero con la base más gorda y con menos ingredientes por encima

Bresaola: No te vayas sin probar (o comprar para llevar) la bresaola preparada con parmesano y aceite de oliva

Pescados: En toda la costa siciliana merece la pena desgustar en algún momento su amplia variedad de pescados y mariscos!

Canoli: son unos rulitos a base de galleta (frita) que van rellenos de queso ricota y están de muerte! Eso sí, son una bomba, por lo que se puede compartir para probar.

_dsc_0657

Y por supuesto….sus helados!!!!

 __CONSEJOS__  

(aquí me voy a poner las botas y os recomiendo seriamente seguir mis consejos!)

-Había leído en internet que los italianos (o sicilianos, para no generalizar) conducen MUY MAL y que era muy caótico, pero pensé que la gente exageraba…qué equivocada estaba! Corroboro que conducir por Sicilia es una locura monumental: en la autopista van a 200km/h en tramos de 80, no respetan las señales ni los cruces, adelantan por donde quieren y en ciudad es la jungla! De verdad, qué estrés me provocaba conducir por esta isla! Así que, paciencia al volante y mucha decisión!

-El agua del grifo en varios lugares de Sicilia no es potable así que recomiendo tener siempre previsto botellas de agua.

-Si vais a visitar parques arqueológicos no os olvidéis la crema solar y un gorro o sombrero ya que en muchos lugares no hay una pizca de sombra y el sol pica mucho.

-Aunque en la autopista está todo bastante bien señalado sí hay lugares en los que hace falta llevar un GPS. En consejos de viaje os cuento más sobre este tema! 😉

– Si queréis planear bien la ruta no olvidéis de contar los tiempos de las pausas para comer y la entrada/salida de los pueblos, encontrar aparcamientos y que, muy probablemente, os perderéis en algún lugar.

-Repito: escoged un coche compacto y os ahorraréis más de un susto

-No entrar con coche en los cascos antiguos de ninguna ciudad. Lo mejor es aparcar lo más próximo posible y visitarlo todo andando.

-Para aprovechar al máximo el tiempo hicimos una compra de snacks y cuando nos entraba hambre y estábamos en la carretera, comíamos de camino o en alguno de los merenderos de la carretera. Así que llevar comida (y servilletas) en el coche os puede ahorrar bastante tiempo!

-Si tenéis que repostar gasolina no lo hagáis en lugares que estén muy alejados (como Érice o Cefalú) ya que los precios será mucho más altos.

-En las autovías os sorprenderá ver que hay varios puentes impresionantemente altos…verdaderas obras de ingeniería!

_dsc_0967

__QUÉ HACER/VISITAR__  

Día 1: Segesta – San Vito Lo Capo – Erice – Scala dei Turchi  –  5h (338km)

Nada más recoger el coche del Aeropuerto de Palermo pusimos rumbo a la zona arqueológica de Segesta (está muy bien señalado en la carretera) y tardamos apenas 30 minutos en llegar. El parking es gratuito y hay un merendero a la entrada junto con un pequeño bar donde comprar comida y souvenirs. Justo al lado hay otra caseta donde podéis encontrar máquinas de refrescos, café, helados y hasta pizza (!!!!), todo a súper buen precio. La entrada cuesta 6€ e incluye el Templo dórico y el Anfiteatro. Desconocía que hubiera un anfiteatro así que fuimos directamente a ver el Templo: IMPRESIONANTE. Se empezó a construir por el año 430 a.C pero nunca se acabó por lo que podemos ver las columnas no estriadas y la estructura “desnuda”, incluso no tiene tejado ni hay ningún trazo en su base que indique dónde podría estar la nave. Podemos encontrar elementos que hacen que la estructura se mantenga en pie así como pequeñas restauraciones, pero la verdad es que sólo su tamaño y el gran número de columnas hacen de este Templo una pieza de arte. Tras recorrerlo pensamos en ir al Anfiteatro pero nos dijeron que se tardaba 30 minutos a pie (son 1,5km cuesta arriba) o pagar un bus (creo que 1,50€) pero íbamos justos de tiempo (por el retraso del vuelo) y teníamos planeado ver otros anfiteatros durante nuestra estancia en Sicilia (que luego no cumplieron para nada mis expectativas, pero bueno) así que decidimos no verlo. Si decidís sólo ver el Templo podéis calcular 30 minutos de visita.

_dsc_0858

_dsc_0878

Tras un pequeño – gran almuerzo en el merendero (es lo que tiene volar a las 07:00am) pusimos rumbo a San Vito Lo Capo, que me habían recomendado ver. El paisaje durante la hora de trayecto es bonito pero muy árido. A medida que nos acercábamos a San Vito pasando por pueblecitos pequeños notamos que no iba a haber mucho turista…y acertamos. Ah! antes de entrar en San Vito hay una de las mejores vistas que se puede tener, y una playa que daba ganas de quedarse a pasar el día. Entramos en San Vito y nos pareció como cualquier otro lugar de veraneo. Se puede aparcar perfectamente en cualquier lugar de la calle e ir caminando por sus calles hasta llegar a la playa (para ver el Cabo) y comer en uno de los cientos de restaurantes. Llama la atención el cabo enorme que hay al lado de la playa y su agua, bastante turquesa para tener una arena tan oscura. Tras dar un paseo y admirar el paisaje, nos fuimos a disfrutar un poco de la playa que habíamos visto antes y hacer fotos.

_dsc_0894

_dsc_0916

En el trayecto hacia San Vito vimos una nube enorme justo encima de Erice (se distingue por estar a más de 700 m sobre el nivel del mar) pero, para nuestra sorpresa, esa nube ya no estaba a la vuelta así que decidimos probar suerte ya que también me habían dicho que era muy bonito. Tras sortear el infinito puerto de montaña para llegar hasta Erice, llegamos al pueblo tras 1 hora de trayecto. Vimos muchos coches aparcados en la entrada pero vimos que había una carretera que subía hasta el castillo (y coches aparcados en el camino) así que decidimos subir hasta allí. Vimos el castillo por fuera pero decidimos no entrar y mejor pasear el pueblo. Y aquí es donde empieza nuestra fatídica aventura del viaje: la carretera que lleva hasta el Castillo es de único sentido por lo que, para ir a visitar el pueblo y aparcar en la entrada, decidí meterme con el coche por sus diminutas calles. En todas había coches por lo que jamás pensé que estaba prohibido o que no se podía circular. Recorremos muchos metros por una calle muy estrecha que bajaba al pueblo hasta que toca girar a la derecha por otra calle muy estrecha: el coche era muy largo y no podía hacer el giro. Podéis llamarme estúpida pero un coche pequeño sí pasa y, al no estar familiarizada con el coche de alquiler, nunca pensé que podría pasar algo así. Tras 40 minutos de pánico y gente incrédula mirándonos, conseguimos sacar el coche de esa maldita esquina. La opción de retroceder toda la calle hacia atrás sólo la barajamos como última alternativa (dar marcha atrás por una calle muy estrecha, adoquinada y con resaltos en las paredes que rozan las llantas no era la mejor de las ideas). Os juro que pensé que el coche sólo saldría rallándolo por todos los sitios posibles! Hasta que se me ocurrió una idea: paré a un grupo de 6 chicos que andaban por la calle y les pedí que nos ayudaran a levantar la parte trasera del coche (haciendo eje sobre las ruedas delanteras) para abrir el ángulo y poder girar y salir. Y funcionó! Si no llega a ser por ellos os juro que ese coche sólo salía en helicóptero! Es por eso que recomiendo un coche PEQUEÑO y NO meterse por calles estrechas…en cuanto menos te lo esperas tienes una esquina que no puedes girar! Los peores 40 minutos de mi vida, y no exagero. Así que, tras este incidente, decidí salir pitando de esa ciudad, así que no puedo contaros qué tal es (aún se me pone la piel de gallina cada vez que pienso en ese incidente!).

dsc_0884

En el camino nos planteamos hacer una parada en Selinute pero como perdimos tanto tiempo en Erice decidimos poner rumbo a la Scala dei Turchi para llegar a buena hora y que no se nos hiciera de noche. El trayecto es de 2h y 15min pero no se hace muy pesado. Hay que ir siguiendo las señales de la carretera que nos vamos encontrando por el camino, y luego mejor seguir el GPS ya que el final no está muy bien señalado. Hay una señal muy pequeña que indica dónde están las escaleras, pero mejor guardar la localización en Google Maps y luego preguntar por allí para aparcar lo más cercano posible. Luego hay que bajar hasta la playa atravesando un hotel-restaurante y luego andar unos 10 minutos por la playa hasta llegar. Yo iba preparada con mis escarpines pero una vez allí me dí cuenta de que no hacen falta en absoluto…se puede ir con chanclas o incluso descalzo! La piedra es blanca blanca y suelta una arenilla blanca tan fina como el talco! Es un placer pasearlo o sentarte allí y simplemente admirar semejante obra de la naturaleza. Su nombre, Escalera de los Turcos, se dice viene de la leyenda de los piratas turcos y árabes que se resguardaban en este lugar durante las tormentas o tiempo de viento. Y, por supuesto, por su formación natural escalonada. No nos sorprende que en el año 2007 entrara a formar parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ya que es realmente un escenario único. Vimos el atardecer mientras descansábamos del día y nos quedábamos embobados disfrutando del paisaje. Si se tiene más tiempo se puede ir a hacer un picnic o a disfrutar de un placentero día de playa (hay dos playas de arena al lado y un chiringuito donde comprar comida y bebida). Después de disfrutar de este impresionante lugar, fuimos a un mirador que vimos desde la Scala y que habíamos pasado con el coche, para hacer unas fotos y despedirnos de tan bonita estampa. Luego ya nos fuimos al lugar donde teníamos el airbnb (cerca de Puerto Empedocle, a apenas 10 minutos en coche) y luego fuimos a cenar al pueblo donde, para nuestra sorpresa, había ambientazo!

_dsc_1050

dsc_0987

_dsc_1022

(las fotos no hacen justicia al impresionante paisaje!)

Día 2: Valle de los Templos – Ragusa – Siracusa  –  4h 30m (229km)

A pesar de que el camino hasta llegar al Valle de los Templos está bastante mal señalizado, conseguimos llegar a las 10:00. Si de camino no veis bien las señales, mejor preguntad a tiempo porque sino la carretera os llevará muy lejos y perderéis mucho tiempo. Para visitar los templos dicen que cuanto más temprano mejor…y cuando estás 3 horas bajo pleno sol entiendes porqué! Así que recomiendo hacer este plan a primera hora de la mañana para tener una visita más placentera. El aparcamiento que hay en la entrada cuesta 3€ pero si se avanza por la callecita de la derecha, justo enfrente del hospital que hay, encontraréis un descampado donde se puede aparcar gratis (y sólo hay que andar 5 minutos). En la entrada hay varias casetas con souvenirs, bebida, comida y guías ofreciendo tours. Hay uno que incluye la entrada, el taxi hasta la zona más elevada y una explicación del guía por 23€ por persona (osea, que el guía cobra 10€ p.p). A nosotros nos pareció bastante caro y queríamos pasearlo con calma así que fuimos a nuestro aire. Pagamos los 10€ de la entrada para ver los templos (hay descuento para estudiantes acreditados) y decidimos no comprar la entrada extra para ver los jardines (otros 3€) ni para los museos (otros 3,5€). No teníamos mucho tiempo para visitar  tantas cosas así que decidimos centrarnos en los templos. Si se quiere pagar el taxi de un trayecto para que te lleven hasta arriba (y no andar ida y vuelta) se pueden pagar otros 3€ extra. En toda la visita no hay ni una pizca de sombra así que recomiendo mucho muchísimo ponerse crema solar, llevar sombrero, gafas y una botella de agua! El suelo es de arenilla y piedras por lo que recomiendo ponerse calzado cómodo y con suela no muy plana.

Valle de los Templos: Considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1998 este complejo está formado por muchísimos templos de los cuales cabe destacar: el Templo de la Concordia (similar al Partenón de Atenas), el Templo de Hera, el Templo de Heracles y el Templo del Zeus Olímpico. Todo el camino está bastante bien señalizado y con paneles explicando cada uno de los templos o ruinas que iremos encontrando. Unos son más impresionantes que otros (por su tamaño o por su historia) pero en todos merece la pena pararse unos minutos para observar su detalle. El trayecto de ida lo hicimos más lento, parando en todos los templos y desviándonos del camino para disfrutar de las vistas. Como el primer trayecto es cuesta arriba, si nos vamos parando a ver lo que hay por el camino, apenas nos daremos cuenta de que es en subidita. Cuando llegamos al último templo y dimos la vuelta, lo hicimos del tirón y sin entretenernos. Durante todo el camino se tienen bonitas vistas de la ciudad de Agrigento pero sólo los templos dejan a cualquiera embobado. Los templos, de estilo dórico, se empezaron a construir poco después del año 580 a.C y constituyen parte de los edificios griegos más antiguos y mejor conservados fuera de Grecia. Y no es para menos! Unos en mejor estado que otros y unos más restaurados que otros son todos impresionantes por igual. Pensar que son obras muy antiguas y que están a la intemperie y sin ninguna protección frente al clima y vandalismo es algo que en sí encuentro impresionante. Según la Lonely Planet (de la cual cada vez me fío menos) se necesita todo un día para visitar el complejo, pero eso imagino que sólo lo harán los muy apasionados de la arqueología porque con 2h 30min – 3 horas tienes para verlo todo bastante bien (aunque también depende de lo que nos entretengamos en cada sitio, lo rápido que andemos y si visitamos los jardines o los museos). En el camino de vuelta (de bajada) podremos ver a mano derecha la ciudad de Agrigento. A medio camino hay una cafetería donde comprar comida y bebida (precios algo altos, pero nada desorbitado) por si se quiere hacer una pausa.

_dsc_0034

(Templo de Héracles)

_dsc_0085

(Templo de la Concordia)

_dsc_0152

(vistas desde la carretera)

Cuando ya dimos por finalizada la visita de los templos decidmos poner rumbo a Ragusa. Tardamos más o menos 2hrs y 30min y se hizo ameno. Ésta es una ciudad un poco confusa ya que se divide en Ragusa Superiore y Ragusa Ibla, así que cuando lleguemos en coche habrá que cerciorarnos de dónde aparcar para estar lo más cerca posible del casco antiguo (nosotros aparcamos 3 veces antes de dar con el sitio correcto!). La historia de esta ciudad a lomos de la colina Iblea es muy curiosa: en 1693 la ciudad fue destruida por un terremoto y tras éste, una parte de los vecinos reconstruyó sus casas en “Ragusa Superiore” mientras que otros decidieron reconstruirlas en su lugar original, pero en la parte inferior (Ragusa Ibla). Ambas ciudades se unieron en 1926 para formar la principal ciudad de la provincia (declarada Patrimonio de la UNESCO). La parte más bonita e interesante es Ragusa Ibla, con sus estrechas calles, sus subidas y bajadas, sus pequeños restaurantes y todo aquello que hace de esta ciudad un lugar con mucho encanto. Lo mejor es dejar el coche en un aparcamiento gratuito que hay llegando a Ragusa Ibla y de ahí pasear. Yendo desde Ragusa Superiore hasta Ragusa Ibla hay vistas espectaculares y pequeños miradores donde hacer muy buenas fotos. Las calles son estrechitas y con muchos escalones, las casas están pintadas de colores y el ambiente es muy relajado (apenas vimos turistas). Es bastante placentero pasear por estos pueblos cuando hay tan poquita gente! No perderse: la Chiesa di Santa Maria dell’Itria, Chiesa di Santa Maria delle Scale (desde donde se tienen bonitas vistas tras subir la escalinata), pasar por la Piazza della Republica y la Chiesa del Purgatorio. En total tardamos más o menos 1hora y 30min en visitarlo todo (incluso perdiéndonos al principio!).

_dsc_0258

_dsc_0199

Luego pusimos rumbo a Siracusa y tardamos 1hora y 30 min aprox. Esta ciudad tiene también su truco en el nombre: cuando alguien visita Siracusa se refiere a visitar su casco antiguo que está en la Isla de Ortigia (dicen isla porque no toca tierra firme y se cruza un puente, pero se pasa caminando), lugar que trata de la época greco-romana. Como llegamos por la tarde-noche decidimos dar un paseo para ver Ortigia de noche, iluminado y con sus callecitas con mesitas de los restaurantes…una ciudad con muchísimo ambiente, mucha gente tomándose algo por la calle y disfrutando del buen tiempo. Nada más cruzar el puente y entrar en la isla nos encontramos con las ruinas del Templo de Apollo y luego basta con caminar por cualquiera de las calles pasando por la Piazza del Duomo, la Iglesia de Santa Lucía alla Badía, el Palacio Beneventano del Bosco, el Palacio arzobispal y la catedral. Luego paseamos por el puerto y por las estrechas calles, sin mucho rumbo fijo. Se puede visitar en un par de horas y ojo porque no está permitido entrar en coche (sólo residentes) aparte de que se recorre muy bien a pie.

_dsc_0297

_dsc_0283

Día 3: Siracusa – Taormina – Cefalú – Palermo   4h 45m (400km)

El plan inicial no contemplaba visitar el Parque Arqueológico de Siracusa pero nos hablaron muy bien de él y decidimos reservarnos un par de horas para visitarlo. Nos levantamos temprano para llegar allí a las 09:00am y aprovechar bien el día, aparte de que el Parque está a 10 minutos de la ciudad. No hay un aparcamiento como tal sino que se deja el coche en la entrada (previo pago al “gorrilla” de turno que te timará con eso de “estoy cuidando tu coche”). La entrada al Parque cuesta 10€ (incluido un mapa con lo que hay que ver) y para llegar a las taquillas hay que pasar por toda una hilera de tiendecitas de souvenirs, aunque se puede atajar atravesando todo por el aparcamiento de autobuses. En este Parque Arqueológico podemos encontrar el Anfiteatro Romano, el Teatro griego, la Cueva de Dionisio (o L’Orecchio di Dionisio, gruta de 65m de largo, 23m de alto y 5-11 m de ancho), la Latomina y la Tumba de Arquímedes (aunque no se sabe con certeza que yazca ahí). El Anfiteatro Romano me impresionó bastante (se puede rodear casi por completo) pero el Teatro Griego me pareció decepcionante. La culpa la tiene un “Film Festival” que había esa semana y que, para ello, habían adaptado sillas y escenario en todo el Teatro, por lo que si te quieres hacer una idea de cómo era en aquella época, olvídate. Me parece un timo que te hagan pagar la entrada completa cuando no puedes ver las cosas bien, pero bueno, esa es otra historia. Por otra parte la Cueva de Dionisio me parecio impresionante. Es muy muy alta y muy profunda. Tuvimos la suerte de encontrarnos a un grupo de turistas en el cual había 2 cantantes y nos deleitaron con un canto que, con el eco de la cueva, era pura magia. A pesar de ir temprano hace muchísimo calor así que, como en el Valle de los Templos: crema solar, sombrero, gafas y agua! Aunque la visita “sólo” dura 1h 30min – 2 horas, dependiendo del paso que llevemos y lo que nos entretengamos, agradeceréis estas recomendaciones.

_dsc_0314

(Anfiteatro Romano)

_dsc_0362

(Teatro Griego, con el escenario que comentaba)

_dsc_0330

(Entrada a la Cueva de Dionisio)

De ahí cogimos la Autopista (Autostrada) hacia Taormina (no cojáis la salida que se llama Naxos aunque en el mapa se vea que está más cerca…la salida a Taormina está más adelante). Nos impresionó la cantidad de túneles que pasamos en este trayecto y la cantidad de tramos en obras que hay (esperemos que para mejorar las carreteras!). Aparcar en Taormina no es fácil así que dejad el coche donde podáis. Nosotros lo dejamos en un parking (Parking Lumi – 2h30m por 6€) bastante alejado pero que tenía un autobús lanzadera al centro, así que fue muy buena decisión. Recomendamos pasear por la calle principal Corso Umberto I, llegar hasta la Piazza Duomo, cruzar Porta Messina y disfrutar de las vistas de toda la costa desde la Piazza IX Aprile. Luego subir por Via Teatro Greco hasta llegar al Anfiteatro. Ésto es lo más famoso de Taormina y, en mi opinión, fue bastante decepcionante porque, como nos pasó en Siracusa, esa semana también era el “Film Festival” y estaba todo el anfiteatro con sillas temporales, escenario, telones y estructuras metálicas quitándole todo el encanto al anfiteatro original (y todo esto encima cobrando 8€ de entrada!). Por otra parte, es un lugar excelente para disfrutar de unas vistas panorámicas de la bahía Naxos y del volcán Etna. La visita de Taomina se puede hacer en 2hrs si no nos paramos a comer ni a dotorear cada tienda. Si se tiene más tiempo también se puede hacer una excursión a la Isol Bella (que queda enfrente de Taormina) en Ferry, que dicen que es muy bonito.

_dsc_0416

(Anfiteatro)

_dsc_0391

(Bahía de Naxos)

Con un sabor agridulce de Taormina cogimos la autostrada a Cefalú (los gastos de peajes fueron uno 12€ en total). La salida está más adelante (como pasa en Taormina) así que no os precipitéis por verlo así en el mapa. Aparcar vuelve a ser un tema muy complicado así que dejadlo en el primer hueco que veaís en la calle (probablemente sea zona azul y haya que pagar en las máquinas automáticas que hay en la calle) y que se puede aparcar. Ojo con meterse en el casco histórico porque es sólo para residentes y es casi todo zona peatonal! Lo más famoso de Cefalú son las vistas desde La Roca pero a nosotros se nos iba el tiempo así que no subimos (es un tramo de 30 minutos en ascenso) y decidimos pasear por las calles visitando todos los rincones posibles, el puerto, la Piazza Garibaldi, el Duomo y dorotear alguna tienda.

_dsc_0466

(Playa de Cefalú)

_dsc_0486

(La Roca)

Cuando ya empezó a atardecer y dado que aún nos esperaban unas buenas horas de carretera decidimos poner rumbo a Palermo. No sabemos si por ser domingo o porque siempre es así pero encontramos mucho tráfico en la entrada y, ahí mismo, nos dimos cuenta de que en esa ciudad conducen como locos!!! Hay que conducir con muchísima precaución y sobre todo en los cruces! Aparcamos el coche en la puerta del airbnb que habíamos reservado y, tras dejar nuestras cosas, nos fuimos a dar un paseo por el centro. Era de noche y había muchísimo ambiente así que nos fuimos a cenar a una pizzería y a tomarnos unas cervezas en una de las varias terrazas donde los jóvenes disfrutaban del verano.

Día 4: Palermo con vuelo a Múnich a las 20:50 

He de confesar que no me habían hablado muy bien de Palermo por lo que no tenía muchas expectativas en esta ciudad…y me sorprendió! Devolvimos el coche en la casa de alquiler (un tema menos!) y empezamos a caminar por el puerto y a adentrarnos en la ciudad. Los dueños del airbnb nos dieron varios consejos y allá que fuimos! Como estábamos alojados cerca de la Estación Central decidimos empezar visitándola y luego recorriendo Via Roma hasta Via Vittorio Emanuele, donde giramos la calle dirección Quatro Canti/Piazza del Parlamento. Por allí nos fuimos detuviendo en lo que íbamos encontrando interesante: Chiesa di San Cataldo, la Fontana Pretoria y, sobre todo, los 4 chaflanes de Quatro Canti. Aquí fue donde nos adentramos en el barrio de Ballaró en busca de su mercadito donde encontraremos tanto comida (muchos puestos tienen mesas para comer allí mismo), ropa, chorradas y miles de curiosidades. A cualquier paso nos podemos encontrar con una Iglesia, una Plaza o una curiosa calle. Palermo es andar, es perderse. Seguimos paseando por el barrio hasta legar a la Piazza del Parlamento: impresionante. Justo al lado está la Iglesia San Giovani degli Eremiti, difícil de fotografiar pero curiosa por su historia: esta Iglesia construida sobre la base de una mezquita! En nuestro camino de vuelta salimos de nuevo a la Via Vittorio Emanuele para visitar la Catedral y adentrarnos en el barrio de Capo donde podremos visitar la Plaza Beata Paoli y El Teatro Massimo (súper bonito) así como su mercadito. Aquí podemos decidir si seguir paseando la ciudad (fuera del casco antiguo), ir de compras calle de las compras en Via della Liberta (aunque sea para ver los escaparates, porque aquí es donde encontraremos la mayoría de tiendas de lujo) o ir andando hasta el Puerto (nada espectacular) bordeándolo hasta llegar al Botánico. Si se os hace de noche y tenéis ganas de ambiente no dudéis en pasaros por Piazza Rivoluzione (por suerte, justo al lado de nuestro airbnb!) donde podréis encontrar varios restaurantes para cenar y bares donde tomaros una copa siciliana.  La verdad, Palermo es una ciudad que bien se merece un día entero de visita!

_dsc_0557

(Catedral)

_dsc_0624

(Quatro Canti)

_dsc_0651

_dsc_0379

Sigues indeciso? Mira mis fotos de flick-r y descubre lo que te estás perdiendo!

Anuncios

6 comments

  1. Como te sigo hace tiempo, sólo felicitarte una vez más por tu blog ya que me parece super interesante por tus detallados comentarios y siempre muy practicos y además con fotos que te ayudan mucho a planificar.Te animo a seguir compartiendo tus viajes con nosotros que siempre te seguimos con interés.

    1. Muchas gracias Luis! Me alegra que mis post os sirvan para planificar viajes o barajar opciones de destino…Dentro de poco postearé el viaje a Myanmar! 😉 Un beso muy grande!

  2. Ya lo tengo en mente para este nuevo año. Me encanta como describes tus viajes y los consejos siempre muy prácticos que no das.
    Muchas gracias, sigue así, me encanta tu blog!!!!

  3. De nuevo consultando tu blog, que tanto me ayuda a elegir y planificar escapadas.Este post me ha gustado mucho, y aunque viaje allí hace tiempo, me has hecho recorrerla de nuevo en mi memoria, y quién sabe si haré otra visita,!!!
    Gracias por este blog tan practico, e ilustrado!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s