Europa

frankfurt

fin de semana en frankfurt am main

(o Fráncfort del Meno)

Este post se lo quiero dedicar a mis amigos Mercè y Giulio, por su calurosa acogida y hacer de cicerones durante estos días. Frankfurt es un destino perfecto para un fin de semana tanto si vives en Múnich como si estás recorriendo Alemania. Esta ciudad ofrece mucho más que el centro financiero y el símbolo del Euro! ¿Listos?

_CÓMO LLEGAR_

*COCHE: Frankfurt se encuentra a unos 400 Km de Múnich y se tardan más o menos 4 horas en llegar. Se puede llegar por a A8 pasando por Ausburgo, Stuttgart, Karlsruhe y Heidelberg (viaje que se puede hacer en 2 o 3 días haciendo varias paradas para visitar esas ciudades) o, más directo, por la A9, pasando por Nuremberg y Wurzburg.  Si no tenéis coche propio podeis alquilar uno (si vais a hacer paradas para visitar ciudades en el camino) o usar BlaBlaCar, donde el trayecto cuesta unos 25€/persona.

*TREN: Si viajas solo y quieres un trayecto más directo y rápido lo mejor es comprar un billete de ICE (tren rápido, como el AVE en España) en la web de Deutsche Bahn, ya que si se compra con tiempo pueden salir bastante baratos. También podéis comprar billetes de trenes regionales pero no es especialmente barato, hay que hacer cambios y se tarda lo mismo que en coche o bus. Os recuerdo que Frankfurt se encuentra en el Estado de Hessen, por lo que el Bayern Ticket que he comentado en otros post de Baviera no os va servir! Por otro lado, si viajáis en grupo y en fin de semana, igual os puede interesar el Schönes Wochenende Ticket!

*BUS: La empresa FlixBus oferta una enorme variedad de horarios y precios (entre 20€ y 40€), aunque hay trayectos que pueden durar hasta 6 o 7 horas!

Nosotros nos decantamos por la opción de BlaBlaCar por los horarios, el precio y la duración. Tanto a la ida como a la vuelta tuvimos muy buena experiencia así que lo recomiendo sin duda alguna!

_ALOJAMIENTO_

Frankfurt, como otras muchas grandes ciudades en Alemania, ofrece muchos tipos de alojamiento para todos los gustos y colores: hoteles, hostales, B&B y Airbnb. Nosotros tuvimos la mega suerte de poder alojamos en casa de nuestros amigos (que son unos pedazo de anfitriones) pero cada viajero deberá escoger el que más le convenga según sus necesidades y el dinero de su bolsillo. En cuanto a la ubicación: yo recomendaría alojarse cerca del centro de la ciudad para evitar usar el transporte público pero, de no ser así, tampoco pasa nada porque todo está muy cerca. De todos modos, donde si recomiendo NO alojarse es cerca de la Estación de Trenes (Hauptbahnhof), ya que es el peor barrio de toda la ciudad y donde encontraremos el mayor número de personas sin hogar y gente pidiendo en la calle.

_GASTRONOMÍA Y RESTAURANTES _

La gastronomía alemana en general sueler ser muy similar: mucha carne, mucha salchicha, mucha patata…y mucha cerveza! Sin embargo según la región a la que vayamos podemos encontrar platos concretos que hay que degustar sí o sí. Por otra parte, algo que  me llamó mucho la atención fueron los tipos de cerveza…ahora os cuento!

-Frankfurter Würst: como no, la típica salchicha de frankfurt de toda la vida! Una curiosidad: estas salchichas no se cocinan, sólo se cuecen en agua caliente unos 10 minutos…y listo! Igual que las Weisswürstl de Múnich! Como acompañante no pueden faltar las patatas fritas (Pommes)!

-Frankfurter Rippchen: es como una chuleta de cerdo cocida en caldo de carne. Como acompañante podemos pedir chucrut (Sauerkraut), puré de patatas (Kartoffelpure) o patatas al horno (Bratkartoffel)

-Grie Soß: es una salsa verde tradicional que está elaborada a base de 7 hierbas diferentes: berro, perejil, perifollo, borraja, pimpinela, acedera y cebollino.  Suele venir acompañada con huevos duros. Un plato, cuanto menos, curioso!

-Fleisch mit Käse: el nombre me pareció muy curioso ya que, si lo traducimos literalmentre, significa “carne con queso”, lo que deduje que iba a ser similar a un plato que también hay en Múnich que se llama “Leberkäse“. Y así fue! Es un trozo de carne similar al de una salchicha pero con especias y bastante más grande. Se puede encontrar con queso o sin, y se suele servir con patatas al horno  (Bratkartoffel).

-Bethmännchen: y ahora viene el postre! Podéis pedir este dulce tradicional hecho, como muchos otros en Alemania, a base de mazapán al que se le añaden almendras.

-Apfelwein: es la bebida regional por excelencia. Muy similar a la sidra, es una bebida (alcohólica) extraída por la fermentación etílica del zumo de manzana.

-Cerveza: Aquí no existe la famosa Helles o Lager que pedimos siempre en Baviera y que tan rica sabe. Aquí lo más parecido lo llaman Pils y, a mí, me sabe bastante diferente. También podéis probar la cerveza Weizen, a base de trigo, y con un sabor algo más fuerte.  La cerveza típica de Frankfurt es la Schöfferhofer, así que no os vayáis sin probarla! También me dí cuenta de que no tienen Radler (la mítica clarita de limón en España), pero puedes pedir cerveza con limón, que al fin y al cabo es lo mismo!

(Apfelwein – fuente:Wikipedia)

*RESTAURANTES:

En este caso os voy a recomendar los dos mejores de toda la ciudad aunque, depende del ritmo de turismo que llevéis, yo dejaría estos para cenar y durante el día comería en cualquier otro lugar que os venga de paso.

-Frau Rauscher Apfelweinwirtschaft: Restaurante típico situado en el centro de la fiesta. El lugar es bastante grande y está decorado con cosas típicas de la región. Se come bastante bien y de precio no está mal. Las raciones son bastante grandes por lo que para la gente que no come mucho, optaría por compartir un plato y un entrante entre 2 (tienen menú de niño (Kindermenu), pero sólo para niños hasta 12 años). Dirección: Klappergasse 8, 60594 Frankfurt am Main – web – teléfono: +49 (0) 69 26957995

-12 Aposteln: Otro restaurante típico con decoración muy cuidada y regional y con un ambiente mucho más tranquilo que el anterior. Si cenáis aquí no os podéis ir sin probar su cerveza artesanal! Dirección: Rosenberger Straße 1, 60313 Frankfurt – web – teléfono: +49 (0) 69 28 86 68

-Atschel:  Restaurante más pequeño que los anteriores y que se llena enseguida, por lo que hay que ir con tiempo. También está situado en la zona de  Sachsenhausen , por lo que es ideal para ir a cenar y luego tomarse una copa en cualquiera de los bares de alrededor. Otra cosa a tener en cuenta es que la cocina abre sólo hasta las 22:30! Dirección: Wallstraße 7 · 60594 Frankfurt am Main – web – teléfono: +49(0)69 – 61 92 01

_CÓMO MOVERSE_

En cuanto al transporte público, Frankfurt es una ciudad muy similar a Múnich, donde podemos encontrar: metro (U-Bahn), tranvía (Tram), bus (Bus) y tren rápido (S-Bahn) para movernos a cualquier lugar de la ciudad. El servicio de transporte público nocturno es más limitado pero sí que hay, aunque a una de malas siempre podemos usar un taxi. En la web de la Rhein-Main-Verkehrsverbund (disponible también en Español) podéis encontrar las tarifas, planos, rutas y cualquier información que necesitéis. Los precios de los trayectos y las tarifas depende de la ruta así que lo mejor es informarse en la web o en cualquiera de las maquinitas que veréis en las estaciones.

Lo que encontré curioso del transporte público en Frankfurt es que el metro hace también trayectos no subterráneos por lo que se puede confundir muy fácilmente con el tranvía! Aunque está bien señalado, no está de más prestar atención.

_QUÉ VISITAR_

Debe de haber múltiples rutas para recorrer esta ciudad pero os voy a contar a groso modo lo que no os podéis perder:

Sea donde sea que os alojéis yo empezaría el recorrido desde la Estación de Trenes (Hauptbahnhof), ya que en sí también merece una visita porque es muy bonita (sobre todo comparada con la de Múnich!). Luego hay que ir por la calle Kaiserstrasse hasta llegar al Parque Gallusanlage, donde ya nos toparemos con varias torres de edificios y, un poco más a la derecha, con el emblema de la ciudad: el símbolo del, situado justo enfrente de la Euro Tower. A la izquierda de esta torre encontramos la Torre de Commerzbank y justo al lado de ésta la Taunusturm. El edificio que encontraremos a la derecha del € mirándolo de frente es la Ópera, aunque es más bonita la que veremos más adelante. Luego pasearemos por los jardines que quedan a nuestra izquierda (Taununsanlage) y justo enfrente encontraremos la Main Tower. Si queréis ver el Skyline de la ciudad sólo lo podréis hacer desde esta, ya que es la única a la que está permitido subir. El ticket de entrada para subir cuesta 7,5€ y se pueden comprar allí mismo, o también online. Los horarios son diferentes dependiendo de la época del año así que lo mejor es que echéis un vistazo a la web para ver cuándo os viene mejor.

(Main Tower desde abajo)

(Main Tower desde arriba – Fuente: Mercè)

(Torres del Deutsche Bahn y del Deutsche Bank)

Una vez hayáis disfrutado de las bonitas vistas, habrá que pasear el parque Taununsanlage hasta llegar a la calle con el mismo nombre y recorrerlo hasta llegar a un edificio muy bonito e histórico: la alte Oper (la Ópera antigua de la ciudad) situada, lógicamente, en la Operplatz. Aquí es muy posible que encontréis mucho ambiente ya que suelen poner puestos del vino típico de la ciudad. Luego recorreréis la Grosse Bockenheimer Str. hasta llegar a Borsenstrasse donde, andando un poco hacia la izquierda, encontraremos el edificio de la Bolsa y una figura similar al Toro de Wall Street de Nueva York.  Retrocediendo un poco sobre nuestros pasos y caminando por la Bieberstrasse llegaremos hasta Hauptwache. Una vez llegados aquí recomiendo acercarse a la Ziel Strasse (calle principal de compras y consumo) y entrar al centro comercial My Ziel. Lo reconoceréis porque tiene una fachada con un “agujero” en ella y un interior cuanto menos curioso! Si entráis y subís directamente al 4 piso (se sube directo por las escaleras mecánicas), girando a vuestra derecha y justo al lado de la enorme cristalera que da a la calle encontraréis en el suelo un mapa enorme de la ciudad. Es bastante curioso estar de pie “sobre la ciudad” donde puedes reconocer todas las calles y lugares. Una vez salgamos habrá que ayudarnos de Google Maps para callejear un poco hasta llegar a la Berliner Str. donde encontraremos la Paulskirche (Iglesia de San Pablo) y, muy cerca, el Ayuntamiento de la ciudad, situado en la Romerberg. Esta plaza es uno de los lugares que más me sorprendió de la ciudad, ya que nunca había visto fotos de ella y, sin embargo, es la que más historia transmite. Situado justo al lado del Ayuntamiento y de la Catedral, es uno de los pocos lugares donde podemos ver la construcción de casas con fachadas con entramado de madera y vivos colores, muy similar a los pueblos típicos Alemanes como Rothenburg ob der Tauber. Es una plaza con muchísimo ambiente (y muchísimos turistas) que bien merece una visita.

(Oper)

(Romerberg)

De ahí entramos en la Catedral (Dom) y, tras una visita, callejeamos hasta la Mainkai, la calle paralela al río Main. Caminando en dirección hacia la Estación de Trenes y dejando el río a mano izquierda pasaremos por Eiserner Steg, el puente de hierro famoso de la ciudad. Muy cerca encontraremos barcos en la orilla del río que bien pueden ser restaurantes, barcos para hacer turismo o barcas privadas. Podéis cruzar el río por el Eiserner Steg y, una vez cruzado girar a mano izquierda y caminar por la Sachsenhauser Ufer hasta llegar a Elisabethenstrasse.

(Eiserner Steg)

Si os organizáis el día para llegar aquí a la hora de cenar, habréis hecho BINGO! Este barrio se llama Sachsenhausen y es la zona por excelencia de fiesta, bares y restaurantes donde degustar comida tradicional de Hessen. Creo que no hace falta que os diga donde ir porque la música y el barullo de la gente os guiará hacia el bar que más os apetezca dependiendo del estilo de música que queráis escuchar. Por si acaso, aquí os dejo el mapa de la zona de fiesta:

CURIOSIDADES

*City Beach: Si vais en verano, tenéis varios días y queréis disfrutar del buen tiempo en arena y piscina, no os perdáis el City Beach, una terraza en lo alto de un aparcamiento de 4 plantas en medio de la ciudad donde puedes disfrutar de 2 piscinas, hamacas, sombrillas, mesitas, arena real y muy buen ambiente! Por supuesto, comida y bebida disponible! La entrada es gratuita de Lunes a Viernes hasta las 17:00 y después sólo 4€! Lo mejor es que abre hasta las 00.00am y tienen actividades diferentes a lo largo de la temporada de verano. Podéis encontrar más info en su web.

*Porcelana Meissen: Si queréis llevar algún souvenir o recuerdo de Frankfurt os recomendo llevar una pieza de porcelana, normalmenten en forma de jarrón. Es el producto más tradicional que vais a encontrar ya que se hacen en una fábrica que tiene una antigüedad de más de 300 años y todas las piezas están pintadas a mano! Si queréis aseguraros de su autencididad fijáos que haya una marca con dos espadas cruzadas.

*Gerippten o Bembel: Otro souvenir más económico puede ser un vaso de cristal (Gerippten) donde normalmente se sirve el famoso Apfelwein. Si queréis el pack completo podéis comprar también la jarra (Bembel).

*Seligenstadt,: Si tenéis algo de tiempo y aún no habéis recorrido ningún pueblecito típico alemán os recomiendo pasar una mañana en Seligenstadt, un pueblecito a 30 minutos de Frankfurt. Se puede llegar muy fácilmente en tren y se recorre a pie en 2 o 3 de horitas (un poco  más si queremos comer, tomar un café o disfrutar del pueblecito). El botánico es visita obligatoria por las cientos de plantas que tienen (muchas de ellas medicinales) y por los jardines!

 

Anuncios

lago constanza y la selva negra

ruta en coche por el lago constanza y la selva negra en 4 días

Aprovechando el puente de Pascua (en Alemania el Viernes Santo y el Lunes de Pascua es fiesta) decidimos aprovechar y alquilar un coche para después decidir a dónde ir. Barajamos varias opciones: la República Checa, Austria o la Selva Negra (Schwarzwald). Como solo teníamos 4 días decidimos que la última opción era la mejor así que, allá que fuimos! Hace años ya había estado en esta región pero tenía ganas de ver paisaje y pueblecitos, aparte de que nunca había estado en el Lago Constanza (Bodensee). En esta ruta en coche pasaremos por muchísimas ciudades (que yo llamaría pueblos) típicos de la región. ¿Listos? Allá vamos!

_PREPARATIVOS_

Éste iba a ser como otro roadtrip pero más cerca de casa, así que investigué un poco en internet y planeé la ruta que mejor nos convenía. Teniendo en cuenta que salíamos desde Múnich, decidimos incluir Bodensee en el itinerario y entrar a la Selva Negra por el Sur. Al sólo tener 4 días no nos daba tiempo a subir mucho pero aún así nos dió tiempo a visitar bastante cosas. Mi único problema fue que, al alquilar el coche, me dí cuenta de que había una cláusula que ponía que como máximo podíamos recorrer 250km al día (es decir, 1.000km en total) lo que nos limitaba bastante la ruta (teniendo en cuenta que había que volver a Múnich y posibles  imprevistos que pudieran surgir). En cualquier caso, hice una ruta aproximada y los kilómetros que calculé eran unos 800 así que tenía 200km de margen.

En esta ocasión quiero darle las gracias a mi compañero bloggero Fernando, autor de “Caminando entre bosques“, que me orientó sobre qué ver y dónde dormir. Si tenéis pensado hacer un tour por la Selva Negra no dudéis en echadle un vistazo a su blog porque merece mucho la pena!

_CÓMO MOVERSE_

Para un viaje de este tipo lo mejor es, sin duda, hacerlo en coche. Se podría hacer en tren comprando el Bayern Ticket (para la Región de Baviera), el Schönes Wochenende (si es fin de semana) y el que corresponda a Baden-Wüttenberg, pero los horarios y las escalas tienen que estar bien planeadas, de lo contrario perderemos mucho tiempo.

Como siempre que hago cuando viajo en coche, comparé varias empresas y al final dí con una oferta bastante buena (dadas las fechas, no era fácil) y alquilamos un coche los 4 días por 128€. El único problema fué lo que os comentaba antes de los kilómetros limitados pero llamé y las otras opciones que me daban se nos iban de precio, así que no lo pensé más y tracé la ruta para no pasarme de kilómetros. En esta ocasión alguilamos el coche con Europcar y lo recogimos el Viernes por la mañana en las oficinas de la Estación de Trenes de Múnich. Tengo pendiente escribir una queja a la empresa, porque el trato que me dieron no pudo ser peor. Me tocó un empleado muy maleducado que, habiendo yo reservado un coche de 5 puertas, me da uno de 3. Tras ir al párking y ver el diminuto Fiat 500 que nos había dado me tocó volver y reclamar. El señor en cuestión no sabía ni qué características tenían sus propios coches así que le pedí que me diera que el tenía aparcado al lado. Tampoco era el super coche, pero al menos tenía 5 puertas. En fin, este es un tema aparte. A lo que iba: en este caso tuvimos la “mala suerte” de que no venía con GPS así que tuvimos que tirar de GoogleMaps durante los 4 días, aunque he de decir que las carreteras están bastante bien señaladas. Si quieres saber más sobre las cosas que hay que tener en cuenta pásate por los consejos para viajar en coche!

Lo único que tendréis que tener en cuenta cuando visitéis los pueblos o ciudades es en aparcar. Unas veces os servirá la cartulina azul con la P (donde pones la hora a la que has llegado y, dependiendo de donde se estacione, se podrá estar 30min o 1hora), otras veces podréis aparcar en la zona azul pagando en los parquímetros automáticos que hay en la calle (en muchos sitios, también festivos y fines de semana) o tendréis que dejarlo directamente en un parking subterráneo. Más adelante os comento dónde aparcamos nosotros.

__ALOJAMIENTO__

En este caso, como ví por booking que los hotele se iban a acabando (por ser festivo) y estaba quedando lo peorcito, decidí reservar los hoteles con antelación. Se puede barajar la opción de hacer airbnb en lugares como Friburgo, pero “lamentablemente” en la mayoría de pueblos sólo nos podremos alojar en hoteles, pensiones o Bed and Breakbast (B&B). Un aviso para aquellos que no lo sepan: en muchos lugares hay que pagar una tasa turista de aproximadamente 2.50€ por persona/noche que no viene incluida en la reserva y habrá que abonar directamente en el hotel.

Estos son los hoteles que reservamos:

LUDWIGSHAFEN

Bodenseehotel Krone – Dirección: 

Este hotel no está en ningún sitio de interés pero decidimos alojarnos aquí para ya tener un tramo de carretera avanzado para el día siguiente. El hotel es muy sencillo, con lo básico. Tiene un restaurante (a mi parecer, bastante caro para lo que es) y el desayuno está incluído. El personal es muy muy amable y la zona es muy tranquila.

TRIBERG

Landgasthof Berghof – Dirección: Leutschenbach 22, 78098 Triberg – Tel: +49 (0)  7722 6873 – web

Este es un hotel en lo alto de una montaña a 15 minutos de Triberg. Siempre quise alojarme en una cabaña rodeada de naturaleza, y esta fue una oportunidad. No hay cabañas, es un hotel familiar sencillo pero totalmente apartado de cualquier pueblo. La calma y la paz que se respira allí no tiene nombre….muy relajante! Sólo por el paisaje verde nada más despertarte merece la pena alojarse en un lugar así! Eso sí, al estar tan apartado del mundo hay que preveer una buena cena si no queremos pagar el dineral que cuesta comer o cenar allí. El desayuno está incluído y la verdad es que es muy bueno! La señora (de unos 80 años) que regenta el hotel es muy amable y podrás pedirle cualquier cosa que necesites. Ah, la cocina cierra a las 19:00 por lo que si tenéis pensado cenar allí más os vale llegar con tiempo! El hotel cuenta con aparcamiento y una pequeña piscina (que, aún en verano, debe de estar helada!) pero, lamentablemente, no cuenta con zona común tipo salón (el comedor cierra a las 20.00hrs). La carretera que llega hasta el hotel es algo sinuosa y estrecha, pero para nada peligorsa.

FRIBURGO

Central Apartment Uni Klinik – Dirección: Mathildenstraße 20, 79106 Freiburg im Breisgau – Tel: +49 (761) 6004660 – web

Este apartamento lo regenta una empresa que se dedica a alquilar pisos por la ciudad. Se llama Freiburg Apartments y la verdad es que cuidan todos los detalles. El piso no está en el centro pero teniendo coche esto no nos suponía un problema. Era un apartamento dúplex en el que caben hasta 4 personas y todo estaba muy cuidado y aseado. A pesar de que el WiFi y el ascensor (un 5º piso) no funcionaba, sí recomendaría esta empresa.

*En ninguno de los hoteles en los que nos alojamos nos dieron champú, así que aconsejo preveer los típicos botecitos de gel/champú/suavizante por si acaso!

__GASTRONOMÍA__

La gastronomía en estas dos regiones no varía mucho de la de Baviera por lo que la comida que encontraréis en la mayoría de los restaurantes será sopas, ensalada , carne, guisos, pescado o platos de verdura. Yo encontré la mayoría de precios bastante caros, pero imagino que hasta los alemanes se aprovechan de los turistas cuando pueden. Si queréis evitar la comida alemana siempre podéis ir a algún italiano (que también hay) o en una panadería (Bäckerei) comiendo algún bocadillo o similar. Durante el día comimos de camino en cualquier sitio que encontramos y, como hemos hecho en otras ocasiones y dependiendo del alojamiento, podéis preveer una cena ligera haciendo una pequeña compra en el supermercado y comiéndolo en el hotel.

Una de las cosas que más curiosidad me causó fue la cantidad de heladerías que encontramos en cada una de las ciudades (tanto en el Lago Constanza como en la Selva Negra!). Y otra de las delicias de la región es la Schwarzwald Kirschtorte, una tarta de bizcocho de chocolate, crema y cerezas, buenísima! En cualquier restaurante o pastelería podéis probarla.

__ CONSEJOS__

El tiempo no iba a estar muy de nuestro lado así que había que llevarse ropa de abrigo y, sobre todo, zapato cómodo, ya que vamos a andar mucho! Y no olvidarse de un gorro, un chubasquero o un paraguas por si llueve! Por lo demás, como si hicieráis turismo en una ciudad.

Como todos los días son de andar bastante y, aunque depende de la época en la que se visite, los días son cortos, recomiendo llevarse algunos juegos de mesa o cartas para acabar el día jugando una partida! Es un placer llegar al alojamiento y poder descansar tranquilamente acabando el día así…o al menos a mí me gustó!

__QUÉ HACER/VISITAR__  

Día 1: Múnich – Friedrichshafen – Meersburg – Überlingen  (3 horas ó 240 km)

Tras la discusión por el tema del coche que os comentaba antes, salimos de Múnich sobre las 11:00 hrs y no tuvimos atasco en ningún momento, así que las primeras horas hasta llegar al primer destino fueron bastante amenas. Dado que fuimos por autopista, el paisaje no era idílico pero he de bendecir las carreteras alemanas por el buen estado en el que están. Yendo por la A96 en apenas 2 horas (196 km) llegábamos a nuestro primer destino: Friedrichshafen, punto en el que ya “tocamos mare” viendo el lago Bodensee a lo lejos.(Paréntesis: Si se tiene tiempo se puede parar en Lindau, pero lo bonito es ir a la Isla por lo que se tiene que preveer tiempo suficiente). Aparcamos en un párking subterráneo justo en el puerto (a un precio muy razonable y con baños justo al lado) llamado “Am See”. Paseamos con calma por la Uferpromenade (el paseo a orillas del lago) en dirección al Museo Zeppelin pasando por todos los restaurantes, cafés y heladerías que, con sus mesitas en las terrazas, atraen a muchos locales y turistas para tomarse algo fresco disfrutando de las bonitas vistas (y el buen tiempo). Allí mismo veréis muchas lanchas (la mayoría privadas) y barcas que dan tours por el lago. Si el día está más o menos claro podéis  ver Suiza al otro lado del lago! A medio camino hasta el Museo hay un mirador con una escalera de caracol para quienes quieran una vista panorámica. Comimos en un italiano bastante bueno y de postre, como no, un rico helado. Friedrichshafen no tiene mucho en sí más que disfrutar de las vistas y pasear. Es famosa por ser la sede de la compañía Zeppelin y de Dornier, por lo que no os sorprenda ver zeppelines en el cielo! Si os entra la curiosidad y tenéis tiempo, podéis visitar el Museo Zeppelin (Dirección: Seestrasse 22, 88045 Friedrichshafen – web – ). La entrada cuesta 9€, la audioguía 3.50€ y el horario es de 9:00 a 17:00 hrs, aunque lo mejor es que lo comprobéis en la web ya que cambia según la temporada del año.

Para quien le interese volar en Zeppelin estos son los precios:

– un vuelo por Friedrichshafen: 30 min/220€

– un vuelo por Ravensburg, Salem, Meersburg o Lindau:  45 min/340€ ; 60 min/425€ ; 90 min/610€

– un vuelo por todo Bodensee: 120 min/795€

Si queréis más información no dudéis meteros en la web!

Cuando ya habíamos dado un largo paseo por Friedrichshafen volvimos a coger la carretera bordeando el lago. De casualidad decidimos parar en el “pequeño pueblo” de Meersburg…y qué buena decisión! Se encuentra a tan sólo 25 minutos (20 km) y viene de paso si se bordea el lago. Y digo que es pequeño porque lo que paseamos fué el casco antiguo, el cual se puede visitar en apenas 1 hora, pero fuera de esas murallas la ciudad es bastante más grande. Dejamos el coche en un aparcamiento fuera de la zona vieja (al lado de la calle Schützenstrasse, donde pagas por horas en una maquinita) y entras al casco antiguo por el cruce entre Daisendorfer Strasse y Stettener Str. El casco antiguo es muy mono donde todo el interior de la muralla está muy cuidado. Nada más entrar ya ves tiendecidas, pequeños locales y heladerías. Al poco de pasear nos encontramos con el Nuevo Palacio (neues Schloss), el cual cuenta con una terraza con vistas muy bonitas al lago. De ahí se puede bajar hasta la Steigstrasse, la cual nos lleva hasta la orilla de dicho lago (Seepromenade). Por el camino seguiremos encontrando tiendecitas y gente por doquier comiendo helados, como si estuviéramos en Italia! Las fachadas de las casas parecen salidas de un cuento, con sus vivos colores y su entramado de madera. Si tenéis tiempo y ganas podéis visitar el Burg Meersburg, el castillo más antiguo del Lago Constanza. La entrada cuesta 12,80€ y muestran sus 30 habitaciones. Podéis leer más sobre este castillo en su web. En Meersburg también podéis hacer tours en barco por el lago así como bañarse y jugar el mini golf, en el Unterstadt, la parte inferior de la ciudad, llamada así por estar al nivel del lago.

Tras tomarnos nuestro tiempo para visitar Meersburg pusimos rumbo hacia nuestro  nuevo destino: Überlingen, a tan sólo 15 min (15km), y también de paso. Paramos en este pueblo porque había leído varias cosas en internet, pero la verdad es que tampoco tiene mucho, a pesar de ser la segunda ciudad más grande de la región de Bodensee. Lo cierto es que, tras haber visitado muchos pueblecitos alemanes, igual este no nos pareció el más bonito. Dejamos el coche en un aparamiento cubierto (Parkhaus Stadtmitte, a un precio muy económico) y caminamos hasta el centro. Pasamos por la Catedral de San Nicolás (St.Nikolaus Münster) hasta llegar a la orilla del Lago y pasearla. También podemos pasear sus jardines: el Stadtgarten o el Kurgarten. Si se tiene la oportunidad de visitar esta ciudad durante el periodo de Carnaval, entonces estaréis de suerte, ya que dicen que la ciudad se viste de fiesta y es muy bonito.

Como comentaba antes, decidimos no dormir en Überlingen sino conducir un poco más en dirección a la Selva Negra y alojarnos en un hotel en Bodman-Ludwigshafen. En este pueblito no había mucho que hacer y como llevábamos un día bastante ajetreado decidimos irnos pronto a dormir para aprovechar el Sábado con mucha energía!

Día 2: Uberlingen – Donaueschingen – Villingen-Schwenningen – Triberg  (1h 30m ó 102 km)

Tras un consistente desayuno pusimos rumbo a Donaueschingen. La verdad es que aquí no hay mucho que ver pero como nos pillaba de paso, decidimos parar y ver el nacimiento del río Danubio (Donau en Alemán). Por la A81 se llega en tan sólo 35 min (apenas 53km) hasta la Donauquelle. Está muy bien indicado por la carretera y se puede aparcar por la calle, así que tardamos muy poquito. Visitamos la famosa “fuente”, que es más bien una especie de pozo situado al lado de la Catedral (Heilige Dreifaltigkeit), y luego pusimos rumbo a Villingen-Schwenningen, a tan sólo 15min (17km) por la B33. Aquí aparcamos en la calle al lado de la muralla (lo llaman Ring, anillo en Alemán) y paseamos todo el centro histórico a pie. Al ser sábado todos los comercios estaban abiertos y había mucha vida por la calle. Tardamos poco en meternos en la primera tienda para dotorear un poco. Es un lugar muy agradable de pasear y por fin el tiempo nos daba una tregua y el cielo estaba despejado. Nos ubicamos bastante bien gracias a las puertas de entrada que comunican la zona vieja con el resto de la ciudad. Paseamos por toda la calle Niedere Srasse, llena de comercios, hasta llegar a la Rietstrasse. Una vez en el cruce, a mano izquierda, encontramos la Riettor, otra puerta de entrada, muy similar a las otras. Luego subimos por la Obere Strasse y, en la primera calle a la izquierda, encontraremos la Müsterplatz con la Catedral y el Ayuntamiento (Rathaus). Tras haber paseado algo por sus calles os habréis dado cuenta de que hay varios riachuelos que cruzan la ciudad (cuando lleguemos a Friburgo os cuento su historia) y muchos niños pasean sus barquitos de papel.

(Donauquelle)

(fachadas sin contraventanas)

(una de las puertas de entrada al casco antiguo)

(curiosa escultura en la Plaza de la Catedral)

(curiosa fachada de un Café)

Dejamos atrás Villingen para poner rumbo hacia nuestro siguiente destino: Triberg, a tan sólo 26 minutos (24 km). Esta ciudad es famosa por sus relojes de cuco y sus polémicas cascadas así que tenía bastante curiosidad por visitarla. Aquí pudimos aparcar sin problemas en la calle, aunque también hay varios aparcamientos al aire libre. Nada más aparcar nos llamó la atención un pequeño riachuelo con  bastante caudal que recorre la ciudad (pues al lado están las cascadas), lo que aporta parte de encanto. Nos sorprendió también que apenas vimos a gente por la calle (turistas y no turistas!). Si queréis llevaros o regalar un souvenir en la pastelería Adler venden unos relojes de cuco hechos de chocolate muy graciosos! Triberg se reduce a una calle principal (la Hauptstrasse) donde encontraremos casi todo lo que hay que visitar. La oficina de información está en la entrada del pueblo y donde se encuentra el Museo de la Selva Negra (Schwarzwaldmuseum – Dirección: Wallfahrtstraße 4, 78098 Triberg), y aquí podéis encontrar toda la información que necesitéis así como mapas y excursiones. Paseamos la Hauptstrasse de arriba a abajo (sin mucha cosa que ver), visitamos “la tienda de los 1000 relojes” (Haus der 1000 Uhren) fascinados por la cantidad de relojes de cuco (Kuckucksuhr, en Alemán) que puede haber y la variedad de precios (los hay de hasta 80.00€) y luego fuimos a las famosas Cascadas de Triberg, que me parecieron bastante timo. Primero porque se siguen haciendo llamar las más altas de Alemania y lo ponen en la web y en carteles (cosa que es mentira porque son las novenas, según la wikipedia, con tan sólo 163 m) y, segundo, porque tampoco son tan espectaculares como las pintan.  Miré postales en una tienda de souvenirs para saber qué iba a visitar y, tal fué mi desacato, que decidí no visitarlas. No es una catarata, es una sucesión de varios saltos que forman cascadas. El día estaba nublado, estaba decepcionada y la verdad es que, después de haber visitado las cascadas y cataratas del Parque de Plitvice en Croacia y las de Agua Azul en México, no quise invertir en estas cascadas, y más cuando las siguen anunciando como una mentira. No sé si es porque ya he viajado bastante o porque no me gusta que me timen, pero me decepcioné bastante. Puede que si no habéis visto muchas cascadas antes os parezca una expeciencia así que si decidís visitarlas que sepáis que se puede acceder a ellas por varios lugares pero, si ya estáis en la Haupstrasse de Triberg, se puede llegar andando. Para vuestra información, la entrada cuesta 4€ y el horario está un poco indefinido, aunque me dijeron que siempre están abiertas, incluído por la noche. En esta web podéis encontrar más información al respecto.

Luego fuimos en busca del “reloj de cuco más grande del mundo” y ya que en ningún sitio en internet ponía bien claro dónde estaba (por que, aparte, hay 2) así que fuimos a preguntar a la Oficina de Turismo. Por lo visto hay un debate entre cuál es el más grande pero es fácil de explicar: está el que fue el  primer reloj más grande del mundo, y el que se construyó después, que superó en tamaño a este primero. Los dos están muy cerca de Triberg pero decidimos visitar sólo uno (el actual más grande). Pongo punto y a parte para que encontréis bien la información que necesitéis:

EBLE UHREN-PARK  – Dirección: Schonach 27, 78096 Triberg – Tel: +49 (0) 7722 9622 0 – web

Este es el actual reloj de cuco más grande del mundo y queda a 5 minutos en coche de Triberg, en dirección Gutach. Hay poca señalización para llegar pero, gracias a Google Maps, conseguimos encontrarlo. El enorme reloj está justo a la salida de un túnel así que hay que abrir bien los ojos para no pasárselo! El reloj en sí (y el cuco cuando sale) se ve nada más llegar y la verdad es que su tamaño impresiona bastante. La entrada para visitarlo (por dentro) cuesta 2€ y es bastante timo, porque sólo se ve el mecanismo que, aunque espectacular por lo enorme que es, no tiene ni ves nada más. Igual es que yo entré ilusionada y me imaginaba otra cosa, pero no me sorprendió tanto. La verdad, me pareció una turistada total. El reloj por dentro sólo se puede visitar hasta las 17:30 (los horarios varían un poco según el mes, así que mejor visitad la web). Justo al lado está la tienda de souvenirs, que es bastante grande y podemos encontrar muchos tipos de relojes de cuco (con precios de hasta 80.000€!).

JÜRGEN DOLD – Dirección: Untertalstrasse 82, 78136 Schonach – Tel: +49 (0) 7722 2246 89 – web

Este es el primer reloj de cuco más grande del mundo o, como ellos lo llaman, el Original, fabricado por el relojero Josef Dold. Su hijo, Jürgen Dold, sigue fabricando relojes allí mismo. Debe de ser un lugar muy interesante de visitar pero lamentablemente también cierran muy pronto (ver horarios en la web), así que tuvimos que decidirnos por uno de los dos. Por las fotos y por lo que cuentan en su web, Josef Dold quiso representar una casa típica de la Selva Negra incluyendo un reloj de cuco y, viendo las fotos, lo consiguió con creces y parece ser una obra de arte.

Con una desilusión bastante grande en lo que a Triberg se refiere, nos fuimos en busca de nuestro alojamiento en medio del bosque, no sin antes pasar por Gutach, pueblo sobre el cual había leído que era bonito. Otra desilusión más. No sé si fue porque el día estaba nublado o porque ya nada me asombraba, pero Gutach no es ni de lejos un lugar al que pararse para visitar así que seguimos nuestro ascenso por una especie de puerto de montaña hasta llegar a nuestro hotel. Como os contaba, la cocina cierra a las 19:00 y nosotros llegamos a las 18:50. No me apetecía nada tener que volver a descender la carretera para ir al pueblo más cercano para cenar más tarde y volver de noche, así que le pedimos amablemente a la señora algunos platos fríos de la carta y nos lo tomamos más tarde en la habitación. Es una lástima que este hotel no tenga zonas comunes (como un salón o una sala de juegos), ya que el comedor cierra a las 20.00.

(la calle principal, Hauptstrasse)

(uno de los tantos relojes de cuco de la tienda de los 1.000 relojes)

(Eble Uhren-Park)

(Jürgen Dold)

(cascadas de triberg)

Día 3: Triberg – Haschlag – Gengenbach – Friburgo  (1h 45m ó 120 km)

Tras un desayuno bastante completo y con las pilas cargadas (aunque el día se presentaba nublado), metimos las mochilas en el coche y pusimos rumbo al Norte. La verdad es que visitar Haschlag o Gengenbach no estaba en nuestros planes pero miré los kilómetros que nos quedaban y, como nos quedaba de paso para ir a Friburgo, decidí que merecían una visita. Nos planteamos cruzar a Francia y visitar Estrasburgo pero no quise arriesgarme porque eran casi 100km más.

El trayecto en coche fue super bonito ya que pasamos por muchos pueblos con paisajes increíbles. El día empezó a mejorar y el verde empezó a verse en un tono mucho más amigable….es impresionante cómo la meteorología puede cambiar el ánimo de las personas! En 33 minutos (28 km) llegamos a Haschlag y directamente nos dirigimos al casco antiguo. La verdad es que no había mucho que ver y en poco tiempo ya has paseado todas las calles pero merece la pena un paseo por sus calles empedradas, sus casas con fachadas entramadas y tejados a dos aguas. Ver lo bien que se pensó la ciudad y como en las fachadas acompañan la forma de la calle. Los colores de las fachadas, los detalles de los vecinos (basureros cubiertos con una estructura a base de palés o banquitos también hechos con palés), los carteles de las tiendas y farmacias…una ciudad que cuida mucho el detalle. Aunque sin duda, lo más gracioso de esta visita fue visitar su Iglesia. El coche lo habíamos aparcado justo al lado de ésta y, cuando ya nos íbamos, escuchamos unos cánticos en su interior, así que decidimos entrar. Abrimos la enorme puerta de la Iglesia y de pronto nos encontramos en medio de una misa, llena de personas mayores (os juro que el 98% de las personas que había allí dentro eran mayores de 75 años!). El coro cantaba realmente espectacular y el cura estaba acompañado de más de 10 monaguillos y varios acólitos (ayudantes). Otro dato curioso fue ver aparcados más de 10 andadores para los feligreses que allí estaban.

Tras escuchar un rato de misa y asombrarnos por el órgano y el coro, nos fuimos y pusimos rumbo a nuestro siguiente destino: Gengenbach. Había leído algo sobre esta ciudad pero no mucho. Se encuentra a tan sólo 15 minutos (17 km) y el trayecto también es muy ameno. Esta ciudad nos sorprendió muy gratamente y recomiendo visitarla, aunque parezca que es otra ciudad (o pueblo) alemana más. No se tarda mucho en recorrerla, tiene rincones ideales, calles estrechitas y empredadas con fachadas decoradas y alguna que otra sorpresa: una tienda de decoración con mucho detalle, una casa donde se celebraba el nacimiento de un niño, una fachada recién restaurada, un restaurante donde tomarse un café de media mañana, una placita donde sentarte a tomar un helado…. Recomiendo pasarse por una pequeña tienda que está en la calle Engelgasse con una figura en tamaño real del propietario de esta tienda, y su casa. Bueno, ya no es el propietario, ya que falleció y sus hijos se hicieron cargo. Es muy curioso leer su historia y ver todo lo que se vende en su tienda. Por desgracia fuimos en Domingo y estaba cerrada, así que me quedé con las ganas. Luego paseamos tranquilos y sin prisas todas y cada una de sus calles dejándonos sorprender por lo que nos encontraríamos.

(vecinos celebrando el nacimiento de un niño)

(Engelgasse)

El siguiente trayecto sería un poco más largo, 1 hora osea, unos 78 kilómetros antes de llegar a Friburgo de Brisgovia (que por lo visto hay otro Friburgo en el mundo!). El coche lo dejamos en un aparcamiento subterráneo en el centro de la ciudad para pasear un poco antes de irnos a nuestro alojamiento. Comimos algo por ahí y empezamos a pasear. El tiempo se nubló y empezó a chispear, lo que hizo nuestra visita mucho menos placentera. Había oído maravillas de esta ciudad y de la cantidad de visitantes que se quedan enamorados y sueñan con volver. Es una ciudad con mucho encanto, bastante más grande que cualquiera de las que habíamos visitado ya. Su ambiente estudiantil, su tranvía en medio de las calles, sus fachadas rojizas y sus riachuelos a través de la ciudad hacen de Friburgo una ciudad que merece la pena visitar. No existe una ruta completa ya que de camino a los puntos más emblemáticos podemos encontrar tiendas muy interesantes, tomarnos un café en una terraza o hacer una parada para tomar un helado. El centro de la ciudad no es muy grande así que, si no nos entretenemos demasiado, podremos visitarlo en un par de horas. La calle principal del casco antiguo es la Kaiser-Joseph-Strasse y en sus calles perpendiculares encontraremos casi todo lo más importante o emblemático. Luego, alejándonos un poco, encontraremos otras sorpresas. Uno de los puntos fuertes de esta ciudad es la Freiburger Münster (la Catedral), construida en estilo gótico en 3 etapas: en el año 1120, en el 1210 y en el 1230. Estas impresionantes ampliaciones se pueden ver en una pequeña exposición que hay dentro de la catedral donde esplican cada una de las etapas. Recomiendo visitar su interior y observar sus capillas, sus vidrieras y su campanario, de 116 metro de altura. Si estás en forma te recomiendo subir a lo alto del campanario (previo pago de 1,50 €) para tener unas vistas impresionantes de la ciudad. Si tenéis la suerte de ir un Sábado podréis visitar el Mercadito de la Plaza de la Catedral (Münsterplatz). Cruzando la Kaiser Joseph Strasse encontraremos el Viejo y el Nuevo Ayuntamiento (Rathaus) de la ciudad y su plaza (Rathausplatz) y la Oficina de Turismo (cerrada en Domingo, como no). El nuevo ayuntamiento es de color rojo y, el antiguo ayuntamiento, más grande, se encuentra justo al lado. Tras un tiempo paseando por la ciudad os habréis dado cuenta de que hay varios riachuelos (llamados explícitamente Bächle, diminutivo de Bach, arroyo en alemán). Estos regueros se hicieron artificialmente para abastecer la ciudad con agua y para bajar las temperaturas en los calurosos veranos (sí, en Alemania hace calor en verano!). Si volvemos a salir a la Kaiser Joseph Strasse y miramos hacia uno de sus extremos, nos encontraremos con la Martinstor, una de las puertas de entrada a la ciudad junto con la Schwabentor, en el barrio de los pescadores. Si hace un día, tenéis tiempo y estáis animados, podéis subir a la Schlossberg, un montículo bastante alto desde donde se tienen vistas de toda la ciudad. Por desgracia el tiempo seguía jugando en nuestra contra, así que descartamos esa opción, aunque me quedé con las ganas! Otra opción es pasearse por el barrio universitario, donde seguro que encontráis a gente joven (y muchos Erasmus) que os recuerden vuestra época estudiantil!

(Kaiser-Joseph-Strasse)

(Münsterplatz)

(niño jugando en un Bächle)

Día 4: Friburgo – Sankt Peter – Titisee – Múnich  (4h 45m ó 367 km)

Un viaje de tantos kilómetros y tanto caminar pasa factura, así que nos despertamos con calma y pusimos rumbo a Múnich. Decidimos volver por la costa del Lago ya que es el trayecto más corto y, de paso, podríamos pasar por un par de lugares antes de llegar a casa. Uno de ellos fue Sankt Peter, situado a 30 minutos (30km) de Friburgo por una sinuosa pero espectacular carretera. El lugar en sí no tiene mucho que ver pero el paisaje hasta llegar allí (y vuelta) es realmente bonito. El camino de vuelta a la carretera principal lo hicimos por otro lugar diferente al de ida y el paisaje nos volvió a sorprender muy gratamente. Nos dirigimos hacia Titisee para visitar el famoso lago y, como no, una vez llegamos nos encontramos con una ola de turistas bastante descomunal. No visitamos la ciudad, directamente nos fuimos al Lago. Aparcamos en la calle y, tras pasear a través de las muchas tiendas que hay, conseguimos llegar al Lago. Yo había estado hace muchos años y en verano, por lo que esta era la segunda visita. Es impresionante por estar rodeado de pinos altísimos que se reflejan en el agua y en verano es realmente precioso. El lago tiene 1,3km de superficie y un promedio de 20 m de profundidad. Tras una breve visita, decidimos conducir directos (exceptuando paradas técnicas para comer) hasta Múnich.

(Lago Titisee)

Sumando los kilómetros según Google Maps son unos 830,pero cuando devolvimos el coche de alquiler la suma ascendía a 960km, así que tened en cuenta siempre que los trayectos no se hacen siempre tan a rajatabla como dice Google! Ayy, menos mal que no fuimos a Estrasburgo! jajaja

*Si os hace buen clima y tenéis tiempo os recomiendo subir a la Schauinsland, un monte de 1284 metros. Se puede subir en funicular y es donde los locales pasan sus domingos paseando, disfrutando o haciendo un picnic….y no es para menos! He visto fotos y sin duda tengo que ir!

¿Os ha gustado el viaje? ¿Tenéis alguna otra recomendación? Si queréis ver más fotos pasáos por mi flick-r!

rothenburg ob der tauber / heidelberg

excursión de fin de semana a rothenburg ob der rauber y heidelberg

Tanto si vives en Múnich como si estás de paso y ya te conoces la ciudad, te recomiendo esta excursión de Fin de Semana para salir de la monotonía y explorar sitios nuevos. Tras haber visitado Oberammergau y Nuremberg decidimos ir un poco más al Norte y descubrir estos lugares con encanto.

_CÓMO LLEGAR_

*COCHE: Rothenburg está situado a unos 250 Km de Múnich y se tardan más o menos 2 horas 15 min en llegar por la A8 y A7, un recorrido bastante ameno. Alquilamos un coche porque nos pareció más cómodo hacer esta excursión por libre que ceñirnos a los horarios y conexiones de los trenes.

*TREN: Si vais en grupo y no tenéis coche, o no queréis alquilar uno, lo mejor es comprar el “Bayern Ticket“, ya que el ticket os saldrá más barato que si lo compráis individual y por trayecto. Lo malo de este viaje en tren es que tendréis que cambiar dos veces de tren, por lo que el trayecto en total acaban siendo 3 horas y 30 minutos. Si aún así os decidís por esta opción, comprobad los horarios en la web de Deutsche Bahn o en el punto de información que hay en el mismo Hauptbahnhof de Múnich (justo delante de los andenes). Ya puestos, comprobad los horarios a Heidelberg si es que queréis alargar la ruta para un fin de semana. Ojo porque el Bayern Ticket sólo os valdrá para llegar hasta Rothenburg, ya que Heidelberg se encuentra en el Estado de Baden-Wurtemberg!

– “Bayern Ticket – Como ya comenté en el post de Nuremberg se trata de un ticket válido para hasta 5 personas que permite coger todos los trenes regionales dentro de Baviera en cualquier día de la semana a partir de las 09:00 y hasta las 06:00 del día siguiente, y fines de semana a cualquier hora hasta las 03.00 am. La primera persona cuesta 23€ y cada viajero extra paga 5€ hasta un máximo de 5 (por billete). El transporte público urbano (metro, bus, tranvía…) también está incluido, aunque Rothenburg se recorre todo a pie.

_NUESTRA RUTA_

Para hacer esta excursión de fin de semana nos decantamos por la opción de alquilar un coche para tener más libertad de horarios y disfrutar del camino. Nos despertamos muy temprano el sábado por la mañana y, tras un rápido desayuno, nos metimos en el coche y empezamoms la ruta. La primera parada será Rothenburg y para llegar hasta aquí hay dos alternativas: pasando por Ausburgo o pasando por Nuremberg. Como ya hemos estado en Nuremberg decidimos explorar el otro camino. El trayecto en coche no se hace nada pesado por lo que, sin darnos cuenta, ya estábamos llegando a Rothenburg. Nada  más llegar, conseguimos aparcar sin problemas a las afueras de la muralla, desde donde se llega caminando y en poco tiempo al centro de la ciudad. En el mapa que veréis a continuación podéis haceros una idea de dónde aparcar y la ruta a pie que podéis hacer.

Rothenburg es una ciudad que está completamente amurallada y el estado en el que se conserva su casco histórico es digno de admirar. Sus calles empedradas, sus casas con decoración en madera y toda la naturaleza que la rodean, hacen de Rothenburg una parada obligatoria en la Ruta Romántica alemana. Son muchos los turistas que deciden hacer una parada en esta pequeña ciudad, y no es para menos! Nosotros íbamos justos de tiempo, pero bien merecería la pena pasarse un fin de semana entero allí, descansando o visitando los alrededores.

Sea donde sea que hayamos aparcado, nos dirigiremos a la Plaza del Mercado (Marktplatz) donde encontraremos: el Ayuntamiento (Rathaus) y la Taberna de los Concejales (Ratstrinkstube). El Ayuntamiento cuenta con una torre de unos 60 metros a la que se puede subir, y en la Taberna de los Concejales es donde encontraremos el Centro de Información Turística y el enorme Reloj de la Ciudad. En esta plaza notaréis que hay mucho ambiente (y bastantes turistas, entre ellos muchos japoneses) y muchos hornos-panaderías (Bäckerei) donde probar la delicia de la ciudad: los Schneeballen. Las casitas que rodean la plaza tienen mucho encanto gracias a sus vigas de madera y los colores. En la manzana de al lado encontraremos la Iglesia de San Jacobo (St. Jakobskirche), con sus dos torres góticas. En el interior podemos encontrar el Altar de la Santa Sangre, así como el altar de San Luis de Tolosa. Si paseamos por la calle Hernngasse llegaremos a la Iglesia de los Franciscanos y, más adelante, a la Torre del Castillo. Si seguimos paseando llegaremos hasta los Jardines del Castillo (Burggarten) con unas preciosas vistas de la ciudad y del Valle de Tauber. En 1.356 un terremoto destruyó esta Fortaleza y sólo reconstruyeron la Capilla de San Blas. Bajando por la Burggasse y recorriendo la muralla llegaremos hasta la Plaza Plönlein con la Torre Sieber, uno de los lugares más fotografiados de Rothenburg. Volviendo en dirección a la Plaza del Ayuntamiento, si seguimos hacia delante, nos encontraremos con la Torre Blanca, puerta urbana del siglo XII. Rothenburg es una pequeña ciudad para perderse y recorrer a pie, dejándose encandilar por sus fachadas y sus estrechas calles. Lo que más me gustó fueron los carteles de los hoteles y las pequeñas tiendas con miles de curiosidades. Parece que sea una ciudad de cuento donde toda la decoración la tienen calculada al milímetro! Mucha gente dice que todos los pueblos de Alemania son iguales pero yo aún no he encontrado ningún pueblo o ciudad que se parezca a la anterior, y cada uno me enamora más!

(el Ayuntamiento)

(vistas a la ciudad desde el Burggarten)

(la famosa Torre Sieger)

(calle peatonal)

(las irresistibles Schneeballen)

Antes de que atardeciera nos pusimos rumbo a Heidelberg. Cuando hice un interrail por Alemania visité esta pequeña ciudad y, la verdad, me quedé con tan buen sabor de boca que decidí volver. No encontramos alojamiento en Heidelberg porque había un evento justo esa misma noche (un espectáculo de fuegos artificiales) así que decidimos buscar algo que estuviera en el camino. Encontramos un hotelito bastante sencillo en Heilbron y allí que decidimos pasar la noche. Desde Rothenburg se tarda 1hora en llegar (100km) así que cuando llegamos y dejamos las cosas en la habitación nos fuimos a dar un paseo. Caminamos pasando por donde nos parecía, cenamos en una placita con mucho ambiente y luego nos fuimos a descansar al hotel. A la mañana siguiente pusimos rumbo directo a Heidelberg y, muy a nuestro pesar, la previsión meteorológica no era la ideal. A mitad camino (Heidelberg se encuentra a tan sólo 45 minutos de Heilbronn) se puso a diluviar. Cuando llegamos ya sólo era lluvia, pero nos fastidió nuestro plan de pasear por la ciudad. Dejamos en coche en un parking al lado de la Kongresshaus y, paraguas en mano, empezamos a caminar en dirección al Castillo. Heidelberg no es muy grande por lo que, si sólo quieres visitar el casco histórico, se puede hacer a pie. Desde el puente Theodor-Heuss Brücke se pueden hacer muy bonitas fotos del Castillo, así que merece la pena empezar la ruta desde aquí. Luego fuimos caminando por el centro histórico pasando por el Ayuntamiento y la enorme Heiliggeistkirche o Iglesia del Espíritu Santo.

Desde la Marktplatz fuimos caminando hasta la Zwingerstrasse, donde encontraremos la entrada a las taquillas donde compraremos la entrada del funicular que nos llevará hasta el ansiado Castillo de Heidelberg. Los tickets se compran en unas máquilas automáticas o directamente con el personal que os atenderá allí. El precio de la entrada al Castillo es de 7€ e incluye: funicular, entrada al castillo, visita al Museo de Farmacia y al lugar con un enorme barril de cerveza. El horario para visitar el Castillo es de: de Lunes a Domingo de 08:00 a 18:00, y la última entrada permitida es a las 17:30. Si necesitáis más información esta es su web.  No se tarda nada en llegar hasta arriba y las vistas quitan bastante el hipo! La visita en total puede durar unas 2-3 horas dependiendo de lo que nos entretengamos. Hay que recorrerlo despacio, disfrutando de las vistas y admirando cada una de las paredes! Acercaros a la muralla, donde podréis disfrutar de unas vistas espectaculares de la ciudad de Heidelberg y del río Neckar. El Museo de la Farmacia también es realmente impresionante ya que hay réplicas exactas de Farmacias antiguas y frascos con tanto detalle que querrías llevarte uno a casa! En otra de las zonas del Castillo encontraremos un bar-restaurante donde alojan un barril de cerveza gigante (no sé si el más grande de Alemania, de Europa o del mundo pero es realmente espectacular). Aquí se puede comer por un precio turista pero bastante razonable, y también podemos encontrar baños. Para nuestra suerte, cuando llegamos al Castillo dejó de llover por lo que pudimos, al menos, pasearlo tranquilamente.

Cuando acabamos de visitarlo, bajamos con el funicular y decidimos pasear hasta el párking pasando por la famosa Universidad y su Biblioteca. No pudimos entrar, pero me hubiera encantado sentarme en uno de esos pupitres en una de sus enormes aulas! A pesar de que el día no nos acompañó mucho y aunque me hubiera quedado otro día más, sigo guardando muy buen recuerdo de esta bonita ciudad.

 

(vistas del Castillo desde Theodors Brücke)

(vistas de la ciudad desde el Castillo)

(Museo de la Farmacia)

(barril de cerveza gigante!)

Si quieres ver más fotos visita mi flick-r!

sicilia

ruta en coche por sicilia en 4 días

Fue un viaje muy similar al de Menorca (en cuanto a isla) pero más parecido al de Eslovenia/Croacia (por los pueblos y el roadtrip) así que tenía unas ganas enormes de ir. Mucha gente me había hablado muy bien de Sicilia y me habían recomendado muchas cosas por lo que tenía muchas ganas de descubrirlo por mí misma. Quieres saber cómo fue? Sigue leyendo! Y si quieres ver más fotos aquí tienes el link de mi flick-r!

_dsc_0440

_PREPARATIVOS_

Como nuestro viaje era de 4 días tuvimos que preparar bastante bien la ruta para aprovechar bien los días. Había leído muchas cosas en internet sobre Sicilia así que lo planeé con mucha ilusión para conseguir ver (y disfrutar) la mayoría de cosas posibles. También era importante calcular dónde íbamos a pasar cada noche para poder reservar el alojamiento, ya que no queríamos llegar de noche y tener que buscar hostales o airbnb. En cuanto a equipaje la verdad es que fue un viaje en el que apenas tuvimos que preparar cosas. Sólo llevábamos una maleta de mano (porque eran sólo 4 días y porque volamos con una lowcost) así que metimos un mix de ropa de verano (era Junio) y poco más. Para visitar Sicilia bien la verdad es que se necesitan más de 4 días (quizás una semana) pero como no teníamos tanto tiempo decidimos ver muchas cosas sin entretenernos demasiado. Los tiempos para comer los acortamos mucho (comiendo en el camino o en restaurantes pero tardando lo mínimo posible) y haciendo pocas paradas en coche. Es importante llevar crema solar (o comprarla allí) ya que en los templos apenas hay sombra y con tanta visita te pasas el día al sol! Si quieres saber más cosas sobre cómo preparar el viaje o qué llevar, pásate por consejos de viaje!

_CÓMO LLEGAMOS_

Aprovechamos el lanzamiento de la nueva aerolínea lowcost Transavia desde Múnich y compramos vuelos a Palermo (Aeropuerto Falcone-Borsellino o Aeropuerto de Palermo-Punta Raisi, PMO)  por 60€ por persona i/v (por si a alguno le viene mejor que sepáis que también se puede volar a Catania). El trayecto dura 2horas 30 minutos (aunque nuestro vuelo se retrasó) y, dado que la hora de salida era a las 07:00am, dormimos como bebés durante todo el vuelo. Lo mejor de los vuelos tan tempranos es que tienes todo el día por delante así que en cuanto pisamos tierra (09:30am) fuimos directos a recoger el coche que teníamos reservado y empezar el viaje. El Aeropuerto de Palermo está situado a 35km al oeste de Palermo así que decidimos hacer la ruta en el sentido contrario de las agujas del reloj:  norte – oeste – sur – este. Si tenéis pensado ir a Palermo y no queréis alquilar un coche que sepáis que se puede llegar en un autobús lanzadera que sale desde la Estación de Autobuses y que cuesta unos 6€. Calcular bien el tiempo porque el tráfico en Palermo es infernal!

_CÓMO MOVERSE_

Decidimos alquilar un coche para tener mayor libertad y poder disfrutar mejor de la isla, aunque nos dijeron que los trenes funcionan bastante bien. Buscamos un coche económico a través de la web easyterra y sacamos uno durante 3 días a bastante buen precio con la compañia Avis. Lo recogimos en el Aeropuerto de Palermo el Viernes y lo devolvimos en la ciudad de Palermo el Lunes por la mañana (cobraban más si lo devolvíamos el Domingo ya que cierran a la 13:00, y también cobran más si no lo recoges y devuelves en el mismo sitio, pero lo preferimos así). Si queréis saber más sobre este tema lo mejor es que no os perdáis el apartado de alquiler de coches en consejos de viaje. Nos dieron un Fiat 500L (más grande que el 500 normal) sin GPS ni extras pero sí con USB (para cargar teléfonos y tablet) y aire acondicionado (muy importante!). Tras un pequeño susto (que os cuento  más adelante) aprendimos que lo mejor es escoger un mejor seguro (algunas webs intermediarias lo incluyen) para evitar líos y, visto lo visto en Sicilia, lo recomiendo! Eso sí, mi CONSEJO #1 es que escojáis un coche pequeño, ya que las calles de los pueblos sicilianos son DIMINUTAS y MUY ESTRECHAS!

__ALOJAMIENTO__

En un primer momento pensamos en no reservar nada y pernoctar sobre la marcha en hoteles pero luego decidimos que era mejor reservar algo para no tener que ir buscando por la noche después de un largo día y estando cansados. En vez de mirar hoteles probamos con airbnb y resultó ser una muy buena experiencia (aparte de mucho más barato que cualquier hotel u hostal!). Si queréis los contactos concretos de donde nos alojamos me podéis escribir un mensaje privado y os orientaré en lo que pueda. Al final decidimos pernoctar en: Scala dei Turchi, Siracusa y Palermo.

  • Scala dei Turchi (Porto Empedocle) – Para poder entrar temprano al Valle de los Templos decidimos dormir en un lugar que quedara entre Agrigento y Scala dei Turchi y encontramos este Airbnb. El chico era muy amable y la casa estaba bien pero no lo recomiendo para nada. La casa estaba situada “lejos” de todo donde se llegaba subiendo unas cuestas imposibles y, aparte, no tenía WiFi (aunque en su web ponía que sí) y tenía 2 perros guardianes. Tras esta experiencia mi recomendación es alojarse en el pueblo Porto Empedocle (donde hay bares, restaurantes y tiendas) o en algún lugar en la salida de Agrigento (apara evitar el tráfico por la mañana).
  • Siracusa – Decidimos alojarnos en un airbnb que estuviera cerca de la Isola para poder caminar hasta allí. Encontramos un piso a 15 minutos caminando y justo a la salida de la ciudad por lo que fue perfecto para pasear por la noche y salir a primera hora de la mañana hacia el Parque Arqueológico. Un piso muy grande, compartido con otros “guests” de Airbnb y muy limpio. El chico encargado era muy simpático, nos orientó en lo que pudo y hasta los prestó sus bicicletas para recorrer Siracusa (aunque no hicieron falta). Se puede aparcar más o menos cerca…aunque en general dicen que es difícil encontrar aparcamiento.
  • Palermo – Aquí uno puede alojarse donde mejor le venga dependiendo de sus necesidades (estación de tren, puerto, centro…). En nuestro caso decidimos escoger un lugar cerca de donde íbamos a dejar el coche de alquiler y cerca de la estación de trenes, donde cogeríamos el bus al día siguiente hacia el aeropuerto.

__GASTRONOMÍA__

Aparte de degustar riquísimas pizzas y una gran variedad de platos de pasta (con sus miles de variantes”), podemos encontrar algunos platos sicilianos para chuparse los dedos:

Arancine: son unas bolas rellenas de arroz y patata, rebozadas, que además pueden incluir otros ingredientes como: jamón y queso, carne, espinacas…

_dsc_0617

Focaccia: muy típico italiano, es como una pizza pero con la base más gorda y con menos ingredientes por encima

Bresaola: No te vayas sin probar (o comprar para llevar) la bresaola preparada con parmesano y aceite de oliva

Pescados: En toda la costa siciliana merece la pena desgustar en algún momento su amplia variedad de pescados y mariscos!

Canoli: son unos rulitos a base de galleta (frita) que van rellenos de queso ricota y están de muerte! Eso sí, son una bomba, por lo que se puede compartir para probar.

_dsc_0657

Y por supuesto….sus helados!!!!

 __CONSEJOS__  

(aquí me voy a poner las botas y os recomiendo seriamente seguir mis consejos!)

-Había leído en internet que los italianos (o sicilianos, para no generalizar) conducen MUY MAL y que era muy caótico, pero pensé que la gente exageraba…qué equivocada estaba! Corroboro que conducir por Sicilia es una locura monumental: en la autopista van a 200km/h en tramos de 80, no respetan las señales ni los cruces, adelantan por donde quieren y en ciudad es la jungla! De verdad, qué estrés me provocaba conducir por esta isla! Así que, paciencia al volante y mucha decisión!

-El agua del grifo en varios lugares de Sicilia no es potable así que recomiendo tener siempre previsto botellas de agua.

-Si vais a visitar parques arqueológicos no os olvidéis la crema solar y un gorro o sombrero ya que en muchos lugares no hay una pizca de sombra y el sol pica mucho.

-Aunque en la autopista está todo bastante bien señalado sí hay lugares en los que hace falta llevar un GPS. En consejos de viaje os cuento más sobre este tema! 😉

– Si queréis planear bien la ruta no olvidéis de contar los tiempos de las pausas para comer y la entrada/salida de los pueblos, encontrar aparcamientos y que, muy probablemente, os perderéis en algún lugar.

-Repito: escoged un coche compacto y os ahorraréis más de un susto

-No entrar con coche en los cascos antiguos de ninguna ciudad. Lo mejor es aparcar lo más próximo posible y visitarlo todo andando.

-Para aprovechar al máximo el tiempo hicimos una compra de snacks y cuando nos entraba hambre y estábamos en la carretera, comíamos de camino o en alguno de los merenderos de la carretera. Así que llevar comida (y servilletas) en el coche os puede ahorrar bastante tiempo!

-Si tenéis que repostar gasolina no lo hagáis en lugares que estén muy alejados (como Érice o Cefalú) ya que los precios será mucho más altos.

-En las autovías os sorprenderá ver que hay varios puentes impresionantemente altos…verdaderas obras de ingeniería!

_dsc_0967

__QUÉ HACER/VISITAR__  

Día 1: Segesta – San Vito Lo Capo – Erice – Scala dei Turchi  –  5h (338km)

Nada más recoger el coche del Aeropuerto de Palermo pusimos rumbo a la zona arqueológica de Segesta (está muy bien señalado en la carretera) y tardamos apenas 30 minutos en llegar. El parking es gratuito y hay un merendero a la entrada junto con un pequeño bar donde comprar comida y souvenirs. Justo al lado hay otra caseta donde podéis encontrar máquinas de refrescos, café, helados y hasta pizza (!!!!), todo a súper buen precio. La entrada cuesta 6€ e incluye el Templo dórico y el Anfiteatro. Desconocía que hubiera un anfiteatro así que fuimos directamente a ver el Templo: IMPRESIONANTE. Se empezó a construir por el año 430 a.C pero nunca se acabó por lo que podemos ver las columnas no estriadas y la estructura “desnuda”, incluso no tiene tejado ni hay ningún trazo en su base que indique dónde podría estar la nave. Podemos encontrar elementos que hacen que la estructura se mantenga en pie así como pequeñas restauraciones, pero la verdad es que sólo su tamaño y el gran número de columnas hacen de este Templo una pieza de arte. Tras recorrerlo pensamos en ir al Anfiteatro pero nos dijeron que se tardaba 30 minutos a pie (son 1,5km cuesta arriba) o pagar un bus (creo que 1,50€) pero íbamos justos de tiempo (por el retraso del vuelo) y teníamos planeado ver otros anfiteatros durante nuestra estancia en Sicilia (que luego no cumplieron para nada mis expectativas, pero bueno) así que decidimos no verlo. Si decidís sólo ver el Templo podéis calcular 30 minutos de visita.

_dsc_0858

_dsc_0878

Tras un pequeño – gran almuerzo en el merendero (es lo que tiene volar a las 07:00am) pusimos rumbo a San Vito Lo Capo, que me habían recomendado ver. El paisaje durante la hora de trayecto es bonito pero muy árido. A medida que nos acercábamos a San Vito pasando por pueblecitos pequeños notamos que no iba a haber mucho turista…y acertamos. Ah! antes de entrar en San Vito hay una de las mejores vistas que se puede tener, y una playa que daba ganas de quedarse a pasar el día. Entramos en San Vito y nos pareció como cualquier otro lugar de veraneo. Se puede aparcar perfectamente en cualquier lugar de la calle e ir caminando por sus calles hasta llegar a la playa (para ver el Cabo) y comer en uno de los cientos de restaurantes. Llama la atención el cabo enorme que hay al lado de la playa y su agua, bastante turquesa para tener una arena tan oscura. Tras dar un paseo y admirar el paisaje, nos fuimos a disfrutar un poco de la playa que habíamos visto antes y hacer fotos.

_dsc_0894

_dsc_0916

En el trayecto hacia San Vito vimos una nube enorme justo encima de Erice (se distingue por estar a más de 700 m sobre el nivel del mar) pero, para nuestra sorpresa, esa nube ya no estaba a la vuelta así que decidimos probar suerte ya que también me habían dicho que era muy bonito. Tras sortear el infinito puerto de montaña para llegar hasta Erice, llegamos al pueblo tras 1 hora de trayecto. Vimos muchos coches aparcados en la entrada pero vimos que había una carretera que subía hasta el castillo (y coches aparcados en el camino) así que decidimos subir hasta allí. Vimos el castillo por fuera pero decidimos no entrar y mejor pasear el pueblo. Y aquí es donde empieza nuestra fatídica aventura del viaje: la carretera que lleva hasta el Castillo es de único sentido por lo que, para ir a visitar el pueblo y aparcar en la entrada, decidí meterme con el coche por sus diminutas calles. En todas había coches por lo que jamás pensé que estaba prohibido o que no se podía circular. Recorremos muchos metros por una calle muy estrecha que bajaba al pueblo hasta que toca girar a la derecha por otra calle muy estrecha: el coche era muy largo y no podía hacer el giro. Podéis llamarme estúpida pero un coche pequeño sí pasa y, al no estar familiarizada con el coche de alquiler, nunca pensé que podría pasar algo así. Tras 40 minutos de pánico y gente incrédula mirándonos, conseguimos sacar el coche de esa maldita esquina. La opción de retroceder toda la calle hacia atrás sólo la barajamos como última alternativa (dar marcha atrás por una calle muy estrecha, adoquinada y con resaltos en las paredes que rozan las llantas no era la mejor de las ideas). Os juro que pensé que el coche sólo saldría rallándolo por todos los sitios posibles! Hasta que se me ocurrió una idea: paré a un grupo de 6 chicos que andaban por la calle y les pedí que nos ayudaran a levantar la parte trasera del coche (haciendo eje sobre las ruedas delanteras) para abrir el ángulo y poder girar y salir. Y funcionó! Si no llega a ser por ellos os juro que ese coche sólo salía en helicóptero! Es por eso que recomiendo un coche PEQUEÑO y NO meterse por calles estrechas…en cuanto menos te lo esperas tienes una esquina que no puedes girar! Los peores 40 minutos de mi vida, y no exagero. Así que, tras este incidente, decidí salir pitando de esa ciudad, así que no puedo contaros qué tal es (aún se me pone la piel de gallina cada vez que pienso en ese incidente!).

dsc_0884

En el camino nos planteamos hacer una parada en Selinute pero como perdimos tanto tiempo en Erice decidimos poner rumbo a la Scala dei Turchi para llegar a buena hora y que no se nos hiciera de noche. El trayecto es de 2h y 15min pero no se hace muy pesado. Hay que ir siguiendo las señales de la carretera que nos vamos encontrando por el camino, y luego mejor seguir el GPS ya que el final no está muy bien señalado. Hay una señal muy pequeña que indica dónde están las escaleras, pero mejor guardar la localización en Google Maps y luego preguntar por allí para aparcar lo más cercano posible. Luego hay que bajar hasta la playa atravesando un hotel-restaurante y luego andar unos 10 minutos por la playa hasta llegar. Yo iba preparada con mis escarpines pero una vez allí me dí cuenta de que no hacen falta en absoluto…se puede ir con chanclas o incluso descalzo! La piedra es blanca blanca y suelta una arenilla blanca tan fina como el talco! Es un placer pasearlo o sentarte allí y simplemente admirar semejante obra de la naturaleza. Su nombre, Escalera de los Turcos, se dice viene de la leyenda de los piratas turcos y árabes que se resguardaban en este lugar durante las tormentas o tiempo de viento. Y, por supuesto, por su formación natural escalonada. No nos sorprende que en el año 2007 entrara a formar parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO ya que es realmente un escenario único. Vimos el atardecer mientras descansábamos del día y nos quedábamos embobados disfrutando del paisaje. Si se tiene más tiempo se puede ir a hacer un picnic o a disfrutar de un placentero día de playa (hay dos playas de arena al lado y un chiringuito donde comprar comida y bebida). Después de disfrutar de este impresionante lugar, fuimos a un mirador que vimos desde la Scala y que habíamos pasado con el coche, para hacer unas fotos y despedirnos de tan bonita estampa. Luego ya nos fuimos al lugar donde teníamos el airbnb (cerca de Puerto Empedocle, a apenas 10 minutos en coche) y luego fuimos a cenar al pueblo donde, para nuestra sorpresa, había ambientazo!

_dsc_1050

dsc_0987

_dsc_1022

(las fotos no hacen justicia al impresionante paisaje!)

Día 2: Valle de los Templos – Ragusa – Siracusa  –  4h 30m (229km)

A pesar de que el camino hasta llegar al Valle de los Templos está bastante mal señalizado, conseguimos llegar a las 10:00. Si de camino no veis bien las señales, mejor preguntad a tiempo porque sino la carretera os llevará muy lejos y perderéis mucho tiempo. Para visitar los templos dicen que cuanto más temprano mejor…y cuando estás 3 horas bajo pleno sol entiendes porqué! Así que recomiendo hacer este plan a primera hora de la mañana para tener una visita más placentera. El aparcamiento que hay en la entrada cuesta 3€ pero si se avanza por la callecita de la derecha, justo enfrente del hospital que hay, encontraréis un descampado donde se puede aparcar gratis (y sólo hay que andar 5 minutos). En la entrada hay varias casetas con souvenirs, bebida, comida y guías ofreciendo tours. Hay uno que incluye la entrada, el taxi hasta la zona más elevada y una explicación del guía por 23€ por persona (osea, que el guía cobra 10€ p.p). A nosotros nos pareció bastante caro y queríamos pasearlo con calma así que fuimos a nuestro aire. Pagamos los 10€ de la entrada para ver los templos (hay descuento para estudiantes acreditados) y decidimos no comprar la entrada extra para ver los jardines (otros 3€) ni para los museos (otros 3,5€). No teníamos mucho tiempo para visitar  tantas cosas así que decidimos centrarnos en los templos. Si se quiere pagar el taxi de un trayecto para que te lleven hasta arriba (y no andar ida y vuelta) se pueden pagar otros 3€ extra. En toda la visita no hay ni una pizca de sombra así que recomiendo mucho muchísimo ponerse crema solar, llevar sombrero, gafas y una botella de agua! El suelo es de arenilla y piedras por lo que recomiendo ponerse calzado cómodo y con suela no muy plana.

Valle de los Templos: Considerado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1998 este complejo está formado por muchísimos templos de los cuales cabe destacar: el Templo de la Concordia (similar al Partenón de Atenas), el Templo de Hera, el Templo de Heracles y el Templo del Zeus Olímpico. Todo el camino está bastante bien señalizado y con paneles explicando cada uno de los templos o ruinas que iremos encontrando. Unos son más impresionantes que otros (por su tamaño o por su historia) pero en todos merece la pena pararse unos minutos para observar su detalle. El trayecto de ida lo hicimos más lento, parando en todos los templos y desviándonos del camino para disfrutar de las vistas. Como el primer trayecto es cuesta arriba, si nos vamos parando a ver lo que hay por el camino, apenas nos daremos cuenta de que es en subidita. Cuando llegamos al último templo y dimos la vuelta, lo hicimos del tirón y sin entretenernos. Durante todo el camino se tienen bonitas vistas de la ciudad de Agrigento pero sólo los templos dejan a cualquiera embobado. Los templos, de estilo dórico, se empezaron a construir poco después del año 580 a.C y constituyen parte de los edificios griegos más antiguos y mejor conservados fuera de Grecia. Y no es para menos! Unos en mejor estado que otros y unos más restaurados que otros son todos impresionantes por igual. Pensar que son obras muy antiguas y que están a la intemperie y sin ninguna protección frente al clima y vandalismo es algo que en sí encuentro impresionante. Según la Lonely Planet (de la cual cada vez me fío menos) se necesita todo un día para visitar el complejo, pero eso imagino que sólo lo harán los muy apasionados de la arqueología porque con 2h 30min – 3 horas tienes para verlo todo bastante bien (aunque también depende de lo que nos entretengamos en cada sitio, lo rápido que andemos y si visitamos los jardines o los museos). En el camino de vuelta (de bajada) podremos ver a mano derecha la ciudad de Agrigento. A medio camino hay una cafetería donde comprar comida y bebida (precios algo altos, pero nada desorbitado) por si se quiere hacer una pausa.

_dsc_0034

(Templo de Héracles)

_dsc_0085

(Templo de la Concordia)

_dsc_0152

(vistas desde la carretera)

Cuando ya dimos por finalizada la visita de los templos decidmos poner rumbo a Ragusa. Tardamos más o menos 2hrs y 30min y se hizo ameno. Ésta es una ciudad un poco confusa ya que se divide en Ragusa Superiore y Ragusa Ibla, así que cuando lleguemos en coche habrá que cerciorarnos de dónde aparcar para estar lo más cerca posible del casco antiguo (nosotros aparcamos 3 veces antes de dar con el sitio correcto!). La historia de esta ciudad a lomos de la colina Iblea es muy curiosa: en 1693 la ciudad fue destruida por un terremoto y tras éste, una parte de los vecinos reconstruyó sus casas en “Ragusa Superiore” mientras que otros decidieron reconstruirlas en su lugar original, pero en la parte inferior (Ragusa Ibla). Ambas ciudades se unieron en 1926 para formar la principal ciudad de la provincia (declarada Patrimonio de la UNESCO). La parte más bonita e interesante es Ragusa Ibla, con sus estrechas calles, sus subidas y bajadas, sus pequeños restaurantes y todo aquello que hace de esta ciudad un lugar con mucho encanto. Lo mejor es dejar el coche en un aparcamiento gratuito que hay llegando a Ragusa Ibla y de ahí pasear. Yendo desde Ragusa Superiore hasta Ragusa Ibla hay vistas espectaculares y pequeños miradores donde hacer muy buenas fotos. Las calles son estrechitas y con muchos escalones, las casas están pintadas de colores y el ambiente es muy relajado (apenas vimos turistas). Es bastante placentero pasear por estos pueblos cuando hay tan poquita gente! No perderse: la Chiesa di Santa Maria dell’Itria, Chiesa di Santa Maria delle Scale (desde donde se tienen bonitas vistas tras subir la escalinata), pasar por la Piazza della Republica y la Chiesa del Purgatorio. En total tardamos más o menos 1hora y 30min en visitarlo todo (incluso perdiéndonos al principio!).

_dsc_0258

_dsc_0199

Luego pusimos rumbo a Siracusa y tardamos 1hora y 30 min aprox. Esta ciudad tiene también su truco en el nombre: cuando alguien visita Siracusa se refiere a visitar su casco antiguo que está en la Isla de Ortigia (dicen isla porque no toca tierra firme y se cruza un puente, pero se pasa caminando), lugar que trata de la época greco-romana. Como llegamos por la tarde-noche decidimos dar un paseo para ver Ortigia de noche, iluminado y con sus callecitas con mesitas de los restaurantes…una ciudad con muchísimo ambiente, mucha gente tomándose algo por la calle y disfrutando del buen tiempo. Nada más cruzar el puente y entrar en la isla nos encontramos con las ruinas del Templo de Apollo y luego basta con caminar por cualquiera de las calles pasando por la Piazza del Duomo, la Iglesia de Santa Lucía alla Badía, el Palacio Beneventano del Bosco, el Palacio arzobispal y la catedral. Luego paseamos por el puerto y por las estrechas calles, sin mucho rumbo fijo. Se puede visitar en un par de horas y ojo porque no está permitido entrar en coche (sólo residentes) aparte de que se recorre muy bien a pie.

_dsc_0297

_dsc_0283

Día 3: Siracusa – Taormina – Cefalú – Palermo   4h 45m (400km)

El plan inicial no contemplaba visitar el Parque Arqueológico de Siracusa pero nos hablaron muy bien de él y decidimos reservarnos un par de horas para visitarlo. Nos levantamos temprano para llegar allí a las 09:00am y aprovechar bien el día, aparte de que el Parque está a 10 minutos de la ciudad. No hay un aparcamiento como tal sino que se deja el coche en la entrada (previo pago al “gorrilla” de turno que te timará con eso de “estoy cuidando tu coche”). La entrada al Parque cuesta 10€ (incluido un mapa con lo que hay que ver) y para llegar a las taquillas hay que pasar por toda una hilera de tiendecitas de souvenirs, aunque se puede atajar atravesando todo por el aparcamiento de autobuses. En este Parque Arqueológico podemos encontrar el Anfiteatro Romano, el Teatro griego, la Cueva de Dionisio (o L’Orecchio di Dionisio, gruta de 65m de largo, 23m de alto y 5-11 m de ancho), la Latomina y la Tumba de Arquímedes (aunque no se sabe con certeza que yazca ahí). El Anfiteatro Romano me impresionó bastante (se puede rodear casi por completo) pero el Teatro Griego me pareció decepcionante. La culpa la tiene un “Film Festival” que había esa semana y que, para ello, habían adaptado sillas y escenario en todo el Teatro, por lo que si te quieres hacer una idea de cómo era en aquella época, olvídate. Me parece un timo que te hagan pagar la entrada completa cuando no puedes ver las cosas bien, pero bueno, esa es otra historia. Por otra parte la Cueva de Dionisio me parecio impresionante. Es muy muy alta y muy profunda. Tuvimos la suerte de encontrarnos a un grupo de turistas en el cual había 2 cantantes y nos deleitaron con un canto que, con el eco de la cueva, era pura magia. A pesar de ir temprano hace muchísimo calor así que, como en el Valle de los Templos: crema solar, sombrero, gafas y agua! Aunque la visita “sólo” dura 1h 30min – 2 horas, dependiendo del paso que llevemos y lo que nos entretengamos, agradeceréis estas recomendaciones.

_dsc_0314

(Anfiteatro Romano)

_dsc_0362

(Teatro Griego, con el escenario que comentaba)

_dsc_0330

(Entrada a la Cueva de Dionisio)

De ahí cogimos la Autopista (Autostrada) hacia Taormina (no cojáis la salida que se llama Naxos aunque en el mapa se vea que está más cerca…la salida a Taormina está más adelante). Nos impresionó la cantidad de túneles que pasamos en este trayecto y la cantidad de tramos en obras que hay (esperemos que para mejorar las carreteras!). Aparcar en Taormina no es fácil así que dejad el coche donde podáis. Nosotros lo dejamos en un parking (Parking Lumi – 2h30m por 6€) bastante alejado pero que tenía un autobús lanzadera al centro, así que fue muy buena decisión. Recomendamos pasear por la calle principal Corso Umberto I, llegar hasta la Piazza Duomo, cruzar Porta Messina y disfrutar de las vistas de toda la costa desde la Piazza IX Aprile. Luego subir por Via Teatro Greco hasta llegar al Anfiteatro. Ésto es lo más famoso de Taormina y, en mi opinión, fue bastante decepcionante porque, como nos pasó en Siracusa, esa semana también era el “Film Festival” y estaba todo el anfiteatro con sillas temporales, escenario, telones y estructuras metálicas quitándole todo el encanto al anfiteatro original (y todo esto encima cobrando 8€ de entrada!). Por otra parte, es un lugar excelente para disfrutar de unas vistas panorámicas de la bahía Naxos y del volcán Etna. La visita de Taomina se puede hacer en 2hrs si no nos paramos a comer ni a dotorear cada tienda. Si se tiene más tiempo también se puede hacer una excursión a la Isol Bella (que queda enfrente de Taormina) en Ferry, que dicen que es muy bonito.

_dsc_0416

(Anfiteatro)

_dsc_0391

(Bahía de Naxos)

Con un sabor agridulce de Taormina cogimos la autostrada a Cefalú (los gastos de peajes fueron uno 12€ en total). La salida está más adelante (como pasa en Taormina) así que no os precipitéis por verlo así en el mapa. Aparcar vuelve a ser un tema muy complicado así que dejadlo en el primer hueco que veaís en la calle (probablemente sea zona azul y haya que pagar en las máquinas automáticas que hay en la calle) y que se puede aparcar. Ojo con meterse en el casco histórico porque es sólo para residentes y es casi todo zona peatonal! Lo más famoso de Cefalú son las vistas desde La Roca pero a nosotros se nos iba el tiempo así que no subimos (es un tramo de 30 minutos en ascenso) y decidimos pasear por las calles visitando todos los rincones posibles, el puerto, la Piazza Garibaldi, el Duomo y dorotear alguna tienda.

_dsc_0466

(Playa de Cefalú)

_dsc_0486

(La Roca)

Cuando ya empezó a atardecer y dado que aún nos esperaban unas buenas horas de carretera decidimos poner rumbo a Palermo. No sabemos si por ser domingo o porque siempre es así pero encontramos mucho tráfico en la entrada y, ahí mismo, nos dimos cuenta de que en esa ciudad conducen como locos!!! Hay que conducir con muchísima precaución y sobre todo en los cruces! Aparcamos el coche en la puerta del airbnb que habíamos reservado y, tras dejar nuestras cosas, nos fuimos a dar un paseo por el centro. Era de noche y había muchísimo ambiente así que nos fuimos a cenar a una pizzería y a tomarnos unas cervezas en una de las varias terrazas donde los jóvenes disfrutaban del verano.

Día 4: Palermo con vuelo a Múnich a las 20:50 

He de confesar que no me habían hablado muy bien de Palermo por lo que no tenía muchas expectativas en esta ciudad…y me sorprendió! Devolvimos el coche en la casa de alquiler (un tema menos!) y empezamos a caminar por el puerto y a adentrarnos en la ciudad. Los dueños del airbnb nos dieron varios consejos y allá que fuimos! Como estábamos alojados cerca de la Estación Central decidimos empezar visitándola y luego recorriendo Via Roma hasta Via Vittorio Emanuele, donde giramos la calle dirección Quatro Canti/Piazza del Parlamento. Por allí nos fuimos detuviendo en lo que íbamos encontrando interesante: Chiesa di San Cataldo, la Fontana Pretoria y, sobre todo, los 4 chaflanes de Quatro Canti. Aquí fue donde nos adentramos en el barrio de Ballaró en busca de su mercadito donde encontraremos tanto comida (muchos puestos tienen mesas para comer allí mismo), ropa, chorradas y miles de curiosidades. A cualquier paso nos podemos encontrar con una Iglesia, una Plaza o una curiosa calle. Palermo es andar, es perderse. Seguimos paseando por el barrio hasta legar a la Piazza del Parlamento: impresionante. Justo al lado está la Iglesia San Giovani degli Eremiti, difícil de fotografiar pero curiosa por su historia: esta Iglesia construida sobre la base de una mezquita! En nuestro camino de vuelta salimos de nuevo a la Via Vittorio Emanuele para visitar la Catedral y adentrarnos en el barrio de Capo donde podremos visitar la Plaza Beata Paoli y El Teatro Massimo (súper bonito) así como su mercadito. Aquí podemos decidir si seguir paseando la ciudad (fuera del casco antiguo), ir de compras calle de las compras en Via della Liberta (aunque sea para ver los escaparates, porque aquí es donde encontraremos la mayoría de tiendas de lujo) o ir andando hasta el Puerto (nada espectacular) bordeándolo hasta llegar al Botánico. Si se os hace de noche y tenéis ganas de ambiente no dudéis en pasaros por Piazza Rivoluzione (por suerte, justo al lado de nuestro airbnb!) donde podréis encontrar varios restaurantes para cenar y bares donde tomaros una copa siciliana.  La verdad, Palermo es una ciudad que bien se merece un día entero de visita!

_dsc_0557

(Catedral)

_dsc_0624

(Quatro Canti)

_dsc_0651

_dsc_0379

Sigues indeciso? Mira mis fotos de flick-r y descubre lo que te estás perdiendo!

valencia

_DSC_0114

Valencia es una ciudad espectacular. Y no lo digo sólo por ser la ciudad donde nací y crecí, sino porque todo el mundo que he conocido que la ha visitado me lo ha dicho. “La terreta” (como así la llamamos los valencianos) tiene de todo: casco antiguo precioso, mar (Mediterráneo), verde (los Viveros y el Túria), buena gastronomía (que viva la Paella! bueno, y las tapas) y buena bebida (bendita y refrescante horchata!). El tamaño de la ciudad es perfecta para recorrerla a pie o para visitarla en bici, para escaparse a las afueras en coche o para ir a Madrid en AVE. Y qué decir de la FIESTA! Ciudad europea que más estudiantes erasmus recibe, es el lugar ideal para pasar un año estudiando 😉 Quieres saber más? Sigue leyendo!

_PREPARATIVOS_

* EQUIPAJE: Valencia es una ciudad con temperaturas cálidas así que, aunque se vaya en invierno, no hará falta llevarse mucho abrigo (no, no nieva! como mucho graniza…y si eso!) aunque sí unos guantes y algo para el cuello. Las temperaturas pueden bajar a 0º, pero esto pasa en días contados. En verano sí hay que llevarse ropa y zapato cómodo, ropa de baño, sombrero/gorra y mucha crema solar! En pleno verano ( Julio y Agosto) se puede llegar hasta los 38º, pero en Mayo y Septiembre las temperaturas son mucho más agradables.

* IDIOMA: En Valencia todo el mundo habla español pero es probable que escuchéis a gente hablando valenciano, tanto en la ciudad como en pequeños pueblos. El Valenciano es una lengua muy similar al castellano por lo que se entiende “casi” todo 😉 Un detalle: la “ñ” en valenciano se escribe “ny” y se pronuncia igual.

*SEGURIDAD: Yo considero Valencia bastante segura (comparada con lo que se habla de México) en cuanto a robos callejeros y peleas, pero siempre recomiendo ir con cautela, no dejar los bolsos en las sillas si nos sentamos a comer o cenar, no dejar carteras ni teléfonos sobre la mesa y, si vamos a la playa, NUNCA separarnos de nuestras cosas (que alguien se quede vigilando las cosas mientras otros se meten a dar un baño). Igual soy muy neurótica pero más vale prevenir que curar 😉 Por otra parte la ciudad es muy tranquila y segura incluso por la noche, así que se puede pasear a cualquier hora y por (casi) cualquier lugar (mejor evitar los parques, los callejones y las zonas menos pobladas durante la noche).

_COMO LLEGAMOS_

El Aeropuerto de Valencia (Aeropuerto de Manises, VLC) se encuentra situado a sólo 8 km al Norte de la ciudad y, a pesar de recibir mucho turismo, el aeropuerto es sorprendentemente pequeño.

-TAXI: Tarda unos 20 minutos (dependiendo de a dónde queramos llegar) y cuesta unos 20-25€.

-METRO: Desde hace unos años el metro llega hasta el Aeropuerto de Valencia conectando varios puntos de la ciudad. Se tardan 25 minutos con las líneas 3 y 5 y el trayecto cuesta unos 5 euros. Más abajo explico cómo funciona el transporte público.

_ALOJAMIENTO_

* AIRBNB: Ya que esta plataforma ha crecido bastante, recomiendo buscar alojamiento a través de su web ya que se pueden encontrar pisos a muy buen precio en pleno centro de la ciudad.

*HOTELES IBIS: Aunque estos hoteles están un poco más alejados del centro, la verdad es que tiene muy buenos precios para habitaciones dobles. Lo bueno es que tiene una parada de metro muy cercana (Beniferri) que os deja en el el centro.

*Otros hoteles de mayor categoría que podría recomendar son: Hotel Astoria, Hotel Inglés, Da Vinci, Hotel Westin

*HOSTAL: Valencia cuenta con muchísimos hostales en pleno centro así que recomiendo echar un vistazo a webs como booking o hostelworld para encontrar el que mejor os convenga.

_TRANSPORTE LOCAL_

Como decía al principio, Valencia tiene un tamaño ideal para moverse a pie pero si queremos llegar a la playa, a algún centro comercial o a algún pueblo cercano podemos coger un taxi, ir en bici (bien alquilando una bici o bien usando Valenbisi) o ir en transporte público (metro, bus o tranvía). Puede que no funcione taaaan bien como en Alemania pero poco a poco lo van mejorando y ahora es muy cómodo, está bien conectado y bastante bien explicado. La EMT (Empresa Municipal de Transporte) es la empresa encargada del transporte local en BUS y en su web podemos encontrar las mejores rutas y sus servicios. Por otra parte, la empresa Metrovalencia se encarga del transporte en metro y tranvía. Aún así, existe una tarjeta  llamada METRO-BUS que combina todos los transportes. Las tarjetas (lo llaman Título)se pueden comprar en estancos, kioscos de prensa, en el bus o en las estaciones de metro y tranvía y valen 1€ (si es de cartón) o 2€ (si es de plástico).

– ZONAS: La red de transporte público (incluido los taxis) se divide en zonas: A, B y C y se pueden combinar entre sí (AB, ABC, BC…). El centro de Valencia es zona A por lo que si no vais a ir al extraradio, os será suficiente con esta zona.

-TIPOS DE BILLETES de EMT:

Sencillo: Billete válido para un trayecto (no incluye transbordo, pero en los autobuses nocturnos sí). Precio: 1,50€ y se adquiere en el mismo bus.

Bonobus: Billete válido para 10 viajes en la red de EMT que incluye transbordos durante 1 hora entre autobuses de la EMT. Precio: 8€ y se adquiere nueva o se recarga en estancos, kioskos y Oficinas de Atención al Cliente de la EMT.

-TIPOS DE BILLETES de Metrovalencia:

Sencillo: Billete válido para un trayecto (incluido transbordo) y de utilización inmediata desde el momento de su compra y sólo para la red Metrovalencia. El billete caduca 30 minutos después de su adquisición, por lo que debe ser validado antes de que transcurra este plazo. Precios: 1,50€ (una zona), 2,10€ (dos zonas), 2,80€ (tres zonas), 3,90€ (cuatro zonas). Se puede ir recargando trayectos hasta un máximo de 4 por para el mismo tiempo (o sea, 4 personas para 1 tarjeta).

Bonometro: Billete válido para 10 viajes en las zonas que se haya contratado. Precios: 7,20€ (una zona), 10,40€ (dos zonas), 14,00€ (tres zonas), 20,00€ (cuatro zonas). Habrá que validarla en los tornos cada vez que hagamos uso del transporte (bus, metro o tranvía).

-TIPOS DE BILLETES de Metro-Bus:

Bono Transbordo: Billete válido para 10 viajes en EMT o Metro zona A. Permite un transbordo (entre EMT y Metro o entre líneas EMT, pero NO entre la misma línea) entre lo minutos 3 y 50 desde la primera validación. Precio: 9€.

T1: Este billete vale para metro, tranvía y bus durante 24 horas desde el primer momento de utilización. Sirve en toda la zona A y cuesta 4€.

T2: Igual que la anterior pero válida durante 48 horas. Precio: 6,70€

T3: Igual que la anterior pero válida durante 72 horas. Precio: 9,70€

Para más información entrad en las webs de las diferentes empresas.

metro-valencia

(mapa del metro de Valencia)

ValenBisi: Para el que prefiera recorrer la ciudad en bici (poco a poco la van adaptando más para los ciclistas) os recomiendo sacaros la tarjeta de Valenbisi y hacer uso de sus bicis cuando queráis. Es muy cómodo para recorrer el río, irse a la playa, a los Viveros… Ya hay muchísimas estaciones donde aparcar las bicis así que…animáos! 😉 En su web podéis encontrar toda la información para registrarse, ver dónde están las estaciones etc…

_CONSEJOS/CURIOSIDADES_

– Mucha gente ve en google maps una especie de mancha verde (parecida a un río) pero sin agua. Sí, es el cauce del río Túria que, tras una tremenda inundación, se decidió desviar el caudal del río pero mantener el cauce original transformándolo en un increíble parque donde ir a correr, pasear en bici, andar o hacer un picnic. Ya que la ciudad ha crecido mucho y el río pasa por en medio, observaremos que hay muchos puentes que conectan diferentes puntos de la ciudad. Al mismo tiempo que observamos los puentes podemos ver las puertas que había en las murallas y que eran la entrada de la ciudad: las Torres de Serrano y las Torres de Quart.

– En la Plaza de la Reina y pegado a la Catedral podemos encontrar una torre llamada Miguelete que aconsejo subir (cuesta 2€ y no hay ascensor, pero es llevadero) para tener unas bonitas vistas del casco antiguo y la Plaza Redonda.

IMGP5652

(vistas a la Plaza de la Reina desde El Miguelete)

– Tomarse un café en un bar de los de siempre, de los antiguos, de esos donde los camareros visten con camisa blanca y se nota que llevan allí toda la vida (aunque alguno día que sirven de mala gana…).

– Muchos valencianos dicen constantemente “nano” que significa tío, colega…y se dice entre amigos.

– Las FALLAS: una de las mejores fiestas tradicionales del mundo mundial! Aunque las comisiones falleras lo celebran todo el año, la ciudad se viste de gala durante el 15 y el 19 de Marzo. En estas fechas oiremos petardos y tracas a todas horas, veremos las fallas montadas en cada esquina y podremos degustar unos churros con chocolate en cualquier lugar! Para mí las Fallas es una cosa casi obligatoria a visitar y 200% recomendable.

(Detalle de una Falla)

– Si has salido de fiesta y se te han hecho como mínimo las 05:00 de la mañana, no podéis iros a dormir sin pasar por el Horno de los Borrachos a llenar el estómago antes de llegar a casa! Dirección: Av. de Blasco Ibáñez, 122.

_PRECIOS_

Valencia es una ciudad bastante barata (si la comparamos con Madrid o Múnich) tanto para vivir como para hacer turismo. En la mayoría de los restaurantes encontraréis menús de mediodía por 10-15€ que incluyen entrante, primer plato, postre o café y una bebida. Los menús de noche pueden ser un poco más caros pero nada desorbitado. Hacer la compra en el supermercado es muy barato y salir de fiesta depende de a dónde vayamos habrá que pagar entrada (entre los 12 y los 20€) o no. La cultura de tapeo tan extendia por todo el país es muy barata, así que el turismo gastronómico os saldrá muy bien de precio!

_GASTRONOMÍA_

La gastronomía española en general es una delicia pero la mediterránea está para chuparse los dedos y es muy extensa…allá vamos!

*PAELLA: El plato por excelencia en Valencia es la archiconocida PAELLA y, como buena valenciana, voy a explicar con pelos y señales que no es un simple plato de “arroz con cosas”. Podemos encontrar distintos tipos de Paella:

Paella Valenciana: Ésta es la paella original y sus ingredientes son: arroz bomba (redondo), pollo, conejo y verduras (ferraura, rotjet, judía verde ancha, garrofón, judía blanca). Aparte, tomate frito natural, pimentón rojo, azafrán y agua (también se le puede echar caldo de pollo o de verduras), aceite de oliva y sal. Dependiendo de la época del año se le puede poner alcachofa.

Paella de Marisco: Ésta es la paella de pescado y sus ingredientes son: arroz, calamar, sepia, mejillones y gambas, caldo de pescado. Lo curioso de esta paella es que los mejillones y las gambas no van pelados por lo que habrá que quitar las cáscaras con la mano o con cuchillo y tenedor 😉

!!!! NO EXISTE NINGUNA PAELLA QUE LLEVE CARNE Y PESCADO JUNTOS!!! Y tampoco lleva pimiento ni guisantes!!!

Fideuà: Es un plato muy típico (y que me encanta) muy similar a la paella de marisco con la diferencia de que en vez de llevar arroz lleva fideos (como un espaguetti pero muy muy cortito).

Arroz del Senyoret: Igual que la paella de marisco con la diferencia de que todos los mariscos que lleva ya están pelados y listos para comer 😉

Arroz negro: arroz de sepia y calamar al que se le añade la tinta del calamar, dándole ese color negro.

2013-08-04 15.09.31

(Paella Valenciana)

_DSC_0657

(Fideuà)

*TAPAS: El arte de las tapas lo encontramos en todo España pero a ver si os hago un pequeño resumen de lo más típico:

Bravas: Patatas cortadas en dados y fritas que van acompañados de una salsa rosa, o mayonesa o alioli…

Calamares: Anillos de calamares que pueden ir cocinados a la plancha o fritos (calamares a la romana).

Sepia: Suele cocinarse a la plancha

Pulpo: Aunque es más tipico de Galicia también podemos encontrarlo aquí. Viene cortado en trocitos y acompañados de patata y pimentón rojo.

Mejillones / Tellinas / Berberechos: servidos al vapor. También hay en escabeche pero esos se compran en lata y no saben tan bien.

Ensaladilla rusa: es una mezcla de patata, guisantes, zanahoria, huevo duro, atún, aceitunas, mayonesa y acompañado de “palitos” o “rosquilletas” (panecillos crujientes)

Huevos con jamón: se sirve una base de patatas, jamón serrano y un huevo frito por encima. Cuando lo sirven se suele cortar todo en ese plato y mezclarlo todo bien.

Pan con tomate: Aunque esto es más típico en Cataluña y se sirven pan tostado con tomate natural rallado. Riquísimo! Si le ponen queso fresco por encima, es ideal para un desayuno o un almuerzo!

*BOLLERÍA: Llamamos bollería a dulces de harina que podemos encontrar en un horno (pastelería). Las más recomendables son sin duda: rosquilletas (palitos crujientes similares a los grisines), ensaimadas (mis favoritas!aunque son más famosas las de mallorca), empanadas de pisto (ésto es salado), magdalenas…..

*BEBIDA: Según la época del año en la que se vaya se puede tomar una cosa u otra pero sea cual sea recomiendo probar: el Agua de Valencia (una bebida a base de zumo de naranja natural, cava, ginebra (o vodka), azúcar…hay que probarlo!), sangría (mezcla de vino tinto con un alcohol blanco (generalmente vodka), fanta de limón, azúcar y manzana cortada a trozos…aunque en cada casa se hace de un modo!), tinto de verano (vino tinto con gaseosa)…y si preferimos bebidas sin alcohol la bebida valenciana por excelencia es: LA HORCHATA! una bebida muy refrescante a base de un fruto seco llamado “chufa“. La horchata se puede tomar líquida, granizada o mixta y se suele acompañar con unos ricos fartons (unos dulces de harina similares a la ensaimada). Otra bebida refrescante es el granizado de limón y, sino, tomarse una rica cerveza!

2013-08-03 17.20.45

(Horchata con Fartons de la horchatería Daniel, en Alboraia)

*BARES Y RESTAURANTES

  • La Pepica – Dirección: Paseo Neptuno, 6 – Para comer una paella (o arroces) enfrente de la playa.
  • La más bonita – Dirección: Paseo Marítimo de la Patacona, 7 – Para desayunar o picar algo mientras se pasea por la playa.
  • Taberna Antonio Manuel: Dirección: Calle San Vicente, 42 – Para comer tapas buena calidad-precio.
  • Casa Clemencia: Calle Primado Reig 179 – Para comer arroces a muy buen precio.
  • Llebeig – Paseo de la Alameda,6 – Ideal para comer tapas y bocadillos en la terraza a medio día.
  • Pepita Pulgarcita – Dirección: Carrer dels Cavallers, 19.

BARES DE TAPAS de toda la vida con camareros de los de siempre. Pequeño y con pocas mesas…muchas veces se come a pie de barra para “picar” algo rápido. Ojo porque muchos cierran sobre las 23:30 y descansan Domingo o Lunes.

  • Tasca Ángel –  Dirección: Calle de la Purisima, 1
  • La Pilareta – Dirección: Calle Moro Zeit, 13
  • Taberna de Enric – Dirección: Calle Corona, 7
  • El Almacén – Calle Sueca, 41

_QUÉ HACER/VISITAR_

Hay muchísimas cosas que visitar en Valencia así que recomiendo dividir los “tours” o rutas por zonas para verlo todo. Luego habrá que ir a lugares concretos para ver otras cosas (si da tiempo).

*RUTA 1: Casco histórico

El mejor lugar para empezar esta ruta es llegar hasta la Estación del Norte (Estación Central de Trenes) y la Plaza de Toros. Para llegar hasta aquí se puede ir a pie desde cualquier punto del centro de la ciudad o ir en metro hasta la parada “Túria”. La impresionante fachada de la Estación está decorada con pleno detalle llena de naranjos y trencadís (arte típico valenciano) y, por dentro, siguen los detalles en los techos de la entrada y en las taquillas. La zona de los andenes, toda de construcción metálica, tiene cierto encanto gracias a las farolas y ciertos detalles en las pareces. A su lado, la Plaza de Toros tampoco deja a ninguno indiferente!  Luego hay que andar por la Avenida Marqués de Sotelo hasta llegar a la enorme Plaza del Ayuntamiento. A mano izquierda encontraremos el Ayuntamiento y, a mano derecha, el famoso Edificio de Correos (se identifica por tener una bola justo en la azotea). En esta plaza es donde se lanza la mascletà durante las fiestas de las Fallas, donde se pone el enorme árbol de Navidad en Diciembre y donde se patina en invierno (aunque sea una pista artificial!). Si cruzamos la plaza todo recto por donde veníamos y escogemos la calle que queda enfrente a la izquierda (Avenida de Maria Cristina) llegaremos hasta el Mercado Central: uno de los lugares que más me gusta de la ciudad ya que me parece muy característico de ésta por contar con puestos de mercados que llevan décadas ahí. Aquí podemos encontrar la mejor carne, el mejor pescado, la mejor verdura y las personas más amables del mundo! Recuerdo mucho venir aquí con mi abuela a hacer la compra…. Si queréis llevaros un recuerdo gastronómico y de calidad: éste es el mejor lugar! Luego hay que salir por donde hemos entrado (Plaza del Mercado) para entrar al edificio que está situado justo enfrente: la Lonja de la Seda. Éste es un edificio impresionante gracias a su fachada, su interior, sus columnas, tu techo de madera…todo! Recomiendo entrar a verlo y no perderse detalle! Además, por los alrededores hay sitios muy buenos donde tomarse unas tapas. Si volvemos a salir y subimos por las escaleras que quedan a mano izquierda estaremos entrando en el Barrio del Carmen. A cada paso que demos nos encontraremos con cosas muy típicas valencianas, casas antiguas, fachadas de azulejos, tiendas antiguas y calles con nombres muy peculiares…es una delicia pasear por este barrio! A pesar de que hay muchas casas destrozadas, ésto le da cierto ambiente…me encanta!

IMGP5940

(la Estación de Norte y la Plaza de Toros)

IMGP5941

(Edificio de Correos)

_DSC_0589

(máscletà en la Plaza del Ayuntamiento)

IMGP5955

(interior del Mercado Central)

Si no queréis perderos mucho, cuando hayáis salido de La Lonja, y subido las escaleras a mano izquierda, podéis ir por la Calle de los Derechos (nada que ver con la de Nuremberg) hasta llegar a la Plaza Redonda (la entrada apenas se ve, así que mejor verlo por Google Maps!), otro lugar que me recuerda a mi abuela y que es perfecto para comprar souvenirs. Esta plaza adquiere su nombre, lógicamente, por ser redonda. Hace unos años la reformaron y ahora es un poco más moderna, así como las casetas donde podemos encontrar una infinidad de artilugios. Ahora hay que encontrar la salida (opuesta a donde entramos) que nos va a llevar hasta la Calle San Vicente y, girando a la izquierda, llegaremos a la Plaza de la Reina: una plaza (sin reina) donde encontramos la Catedral de Valencia y el Miguelete. En esta Plaza encontraremos el acceso tanto a la Catedral como al Miguelete y, si bordeamos la catedral por la izquierda por el exterior, llegaremos a la Plaza de la Virgen, con la Basílica de la Virgen de los Desamparados a mano derecha y la Calle Caballeros a mano izquierda. Esta Plaza cuenta con una fuente con 7 estatuas, por las acequias de Valencia. Aquí podemos decidir perdernos por el Barrio del Carmen (mapa en mano, porque hasta yo me pierdo entre tanta calle pequeña y ninguna paralela), llegando hasta las Torres de Serranos (por la calle de Serranos, perpendicular a la Calle Caballeros) o a las Torres de Quart (yendo por la Calle Caballeros, pasando por la Plaza del Tosal y siguiendo por la Calle de Quart).

(Entrada a la Catedral desde la Plaza de la Virgen, con el Miguelete detrás)

IMGP5656

(Vistas desde lo alto del Miguelete…hasta se ve la Ciudad de las Artes y las Ciencias!)

Sino, se puede volver a la Plaza de la Reina, atravesarla hasta llegar a la otra punta donde encontraremos la Iglesia de Santa Catalina a mano derecha (un poco adentrado y junto a la Horchatería “El Siglo”) y la Calle de la Paz a mano izquierda. Tras visitar la Iglesia podéis recorrer la Calle de la Paz tranquilamente hasta llegar a la Calle Poeta Querol (queda a mano derecha) para visitar la Milla de Oro: una calle llena de tiendas de lujo (aunque creo que ya no hay tantas). Pasaremos por el impresionante Museo del Marqués de Dos Aguas y su impresionante fachada de mármol.  Cuando lleguéis al final de la calle mirad el edificio que hace esquina y que queda mano izquierda (el Banco de Valencia), también impresionante por su fachada, y el Teatro Principal a mano derecha. Aquí tendréis que ir por la calle Jorge Juan (calle peatonal y con muchas tiendas) hasta llegar a la Plaza de Colón (con sus “ruinas”) y habréis llegado a una de las principales calles de Valencia. En vez de recorrerla a lo largo (ésto se hace si queremos ir de compras) vamos a ir por la calle Jorge Juan hasta llegar al Mercado de Colón (que quedará a mano Izquierda). Este Mercado, renovado hace unos años, se ha convertido en uno de los iconos de Valencia y lugar donde queda mucha gente para tomarse algo después del trabajo, o comer a mediodía. También es muy buen lugar para tomarse una horchata o para cargar la maleta de jamón serrano (o ibéricos) de alta calidad en la charcutería que hay en la planta subterránea. Si atravesamos el Mercado y luego giramos a mano izquierda por la Calle Conde Salvatierra podemos volver a la calle Colón, girar a la derecha y llegar hasta la Puerta del Mar. Atravesándola llegaremos al famoso puente de Calatrava (llamado realmente Puente de la Exposición o “La Peineta”) donde podemos bajar al “río” y pasearlo hasta llegar a donde queramos! Otra opción es atravesarlo y visitar los Jardines de Vivieros.

*RUTA 2: Blasco Ibáñez y la Zona Universitaria 

Aunque mi opinión sea un poco subjetiva pienso que la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) es un lugar digno de visitar. El campus es enorme y se come muy bien y muy barato. Si estáis por la zona recomiendo pasar a echar un vistazo! 😉 Justo enfrente encontraréis la Universidad de Valencia llamada “los Naranjos” (o Tarongers en valenciano) ya que está construido con ladrillo caravista. En la calle Blasco Ibáñez podéis encontrar el resto de universidades literarias. La Universidad de Medicina y el Rectorado (a pocos pasos de los Viveros) es un edificio antiguo y muy curioso para visitar. Si vais por la calle Blasco Ibáñez desde los viveros hasta la Playa os espera un laaaargo pero agradable paseo 😉

*RUTA 3: Playa

Aunque Valencia sea conocida por ser una ciudad que “da la espalda” a la ciudad creo que la playa de Valencia tiene su encanto (aunque si se va un poco más al Sur se pueden encontrar mejores playas como la de El Saler o el Perelló). Se puede empezar esta ruta por la Copa América (situada al final de la Avenida del Puerto, aunque se puede llegar en tranvía) pasando por el Edificio Veles e Vents y luego es muy recomendable pasear y disfrutar un poquito. Luego se inicia el paseo por el arenal hasta llegar a donde se quiera. A mano izquierda podremos ir viendo los diferentes restaurantes, hoteles y casas. El barrio que pasaréis se llama El Cabanyal y, aunque a primera vista no lo parezca) cuenta con unas casas realmente bonitas. Si en algún punto decidís sentaros en la arena para relajaros y tomar el sol, primero poneros mucha crema solar!!!

(Paseo de la Playa del Cabanyal)

_IMGP5997

(Edificio Veles e Vents en la Copa América)

IMGP4891

(Casa típica en el Barrio de El Cabanyal)

*FUERA DE RUTA:

– La Ciudad de las Artes y las Ciencias (CAC) – Complejo cultural, arquitectónico y de entretenimiento siendo uno de los mayores atractivos de la ciudad de Valencia. Diseñado por Santiago Calatrava está formado por el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, el Hemisféric, el Umbracle, el Palacio de las Artes Reina Sofía y el Ágora. A este gran complejo se le suma el Oceanogràfic, un enorme complejo (es más que un simple acuario) donde podemos encontrar una cantidad enorme de especies acuáticas y aves. El acceso a la CAC en sí es libre por lo que podemos pasear por las inmediaciones así como visitar la planta baja del Museo de Ciencias y el Umbracle. Al Palacio de las Artes sólo se puede acceder con un ticket para algún espectáculo, así como al Ágora. Hay entradas combinadas para visitar el Museo de Ciencias, el Hemisféric y el Oceanográfico (éste, aunque un poco caro, merece muchisisisimo la pena!). Podéis encontrar más información de cada uno de los edificios con sus actividades en su web y los precios aquí. Dirección: Avda. del Professor López Piñero (Historiador de la Medicina) nº 7 . Cómo llegar: Hay varias líneas de autobús EMT que os pueden dejar justo delante del complejo: 1, 13, 14,15, 19, 35, 95 y 40.  La parada de metro más cercana es la de “Alameda” y desde ahí son más o menos 20 minutos caminando. Sino, se puede ir en bici o en taxi.

_DSC_0023

DSC_0111

(Palacio de las Artes Reina Sofía)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

(Oceanogràfic)

– Biopark – Este es el zoo de la ciudad, especializado en la fauna africana. Yo estuve una vez y me quedé impresionada con la cantidad de especies que podemos encontrar y cómo las barreras entre los animales y los visitantes es casi “mínima”. Dirección: Av. Pío Baroja, 3, 46015 Valencia,  web

– Albufera – El Parque Nacional de la Albufera de Valencia es lo que muchos extranjero llaman “laguna” por ser una mancha de agua que se ve desde el avión o desde Google Maps. Esta laguna costera (de profundidad media de 1 m) está situada a 10km al Sur de Valencia, tiene una extensión de casi 24 km² y está rodeada de 223 km² de arrozales. Su valor ecológico es muy grande ya que aquí se encuentran especies de gran valor ecológico en peligro de extinción, como el fartet o el samaruc. Para ir a visitarlo se puede llegar en autobús de línea regular (EMT, a 1,50€ el trayecto) número 25 dirección El Palmar y El Perellonet y bajarse en la parada “Embarcadero” o “El Perellonet” (trayecto de menos de 1 hora) y desde ahí pasearlo o contratar un tour en barca para recorrer las aguas de la Albufera. Podéis encontrar más info.

2015-01-04 13.38.16

(Muelles con las barcas para dar un paseo por la Albufera)

_SALIR DE FIESTA_

Si os apetece ir de bares lo mejor es perderse por el Barrio del Carmen o por Ruzafa (ambos en el centro de la ciudad) y sentarse en alguna terraza a tomar una cerveza o un agua de Valencia. Por el Carmen recomiendo la Plaza del Negrito (perpendicular a la Calle Caballeros) y luego ir a Ghecko (Plaza del Negrito, 2). Si el plan que os apetece es ir a una discoteca os recomiendo:

Marina Beach Club – Discoteca que se encuentra justo al lado de impresionante edificio de Veles e Vents en la Copa América del Puerto de Valencia. Cómo llegar: en tranvía/metro: Marina Reial Joan Carles I [antes Neptú] (línea 5) y Las Arenas (líneas 4 y 6); en bus: 2, 19, 20, 23, 32 y Nº9 –  web

Nylon – Discoteca en el barrio de Ruzafa (centro de la ciudad) con buen ambiente y buena música! Dirección: ran via de las Germanías, 31.

la3 – Discoteca de un ambiente un poco más alternativo pero que también está muy bien! Dirección: Carrer del Pare Porta, 3 (aunque no está lejos, hay que ir en taxi) – web

Umbracle – Este lugar forma parte de la famosa Ciudad de las Artes y de las Ciencias que por la noche se convierte en una discoteca al aire libre donde disfrutar de una copa con los amigos mientras se baila o nos relajamos en una de las varias zonas chill out. Justo abajo (más abarrotada en invierno) encontramos la discoteca Mya, aunque la suele frecuentar gente bastante joven. Dirección: Avda. del Professor López Piñero (Historiador de la Medicina) nº 5, 46013 Valencia – La mejor manera de llegar aquí es en Bus o Taxi –  web

Como suele pasar cuando vives en una ciudad, apenas haces fotos porque tampoco haces turismo…así que muchas de las fotos de este post son hechas sin una buena cámara o con el móvil… pero bueno, podéis ver más en mi flick-r! 😉

2013-03-19 01.47.37

(Castillo de La Nit del Foc, el 18 de Marzo)

oberammergau y el palacio linderhof

excursión de un día a Oberammergau y al Palacio de Linderhof

Si ya has visitado Múnich en varias ocasiones o estás de paso haciendo un road-trip por Alemania o Baviera no dejes de visitar este curioso pueblo de cuento, nunca mejor dicho! Oberammergau no es muy conocido pero todo el mundo habla maravillas de él…. y no es para menos! Te pica la curiosidad? Sigue leyendo!

_CÓMO LLEGAR_

*COCHE: Oberammergau está situado a 90 km al Sur de Múnich y se tarda un poquito más de una hora por la A95. Si vienes desde Füssen, sólo tardarás 45 minutos por la B23 y la B17! El aparcamiento dentro del pueblo es de pago por lo que recomiendo aparcar antes de entrar al pueblo.

*TREN: Si vais en grupo y no tenéis coche, o no queréis alquilar uno, lo mejor es comprar el “Bayern Ticket“. El destino no es Oberammergau, seguramente sea Murnau (donde os toque hacer el cambio) y luego coger otro tren a Oberammergau. De todos modos comprobad los horarios en la web de Deutsche Bahn o en el punto de información que hay en el mismo Hauptbahnhof de Múnich (justo delante de los andenes). Ya puestos, comprobad el horario de vuelta (si no seguís la ruta por algún otro lugar). El trayecto en tren tarda “sólo” 1h 45 minutos y el paisaje también merece mucho la pena.

– “Bayern Ticket – Como ya comenté en el post de Nuremberg se trata de un ticket válido para hasta 5 personas que permite coger todos los trenes regionales dentro de Baviera en cualquier día de la semana a partir de las 09:00 y hasta las 06:00 del día siguiente, y fines de semana a cualquier hora hasta las 03.00 am. La primera persona cuesta 23€ y cada viajero extra paga 5€ hasta un máximo de 5 (por billete). El transporte público urbano (metro, bus, tranvía…) también está incluido así que si queréis ir al Palacio de Linderhof en autobús, os valdrá el mismo Bayern Ticket.

Una vez lleguéis a Oberammergau os sorprenderá que la estación de tren apenas cuenta con un techo para refugiarse de la lluvia, nada más. Allí mismo encontraréis la parada de bus que os llevará al Palacio de Linderhof. Recomiendo mirar bien todos los horarios y organizar la ruta para hacer coincidir bien las visitas con los horarios de buses y trenes, ya que no pasan muy a menudo!

Nuestra ruta:

Munich                    9:35 – 11:25     Oberammergau

(visita por Oberammergau)

Oberammergau    14:35 – 15:05     Linderhof

(visita del Palacio)

Linderhof              16:35 – 16:57     Oberammergau

Oberammergau    17:38 – 19:26     Munich

_DSC_0031

_QUÉ VISITAR_

En Oberammergau no hay plan más allá de pasearlo y dejarse deleitar por sus peculiares casas y edificaciones y, sobre todo, por sus fachadas! Cuando lleguéis a la estación de trenes giráis a la izquierda siguiendo la calle principal, dejando una gasolinera a mano derecha, cruzando el puente (con un río de agua muy muy clara) y, pasando una heladería italiana en la acera de la derecha, giráis a la derecha por la calle Ettaler Str. Nosotros fuimos un día que era festivo y, aunque las tiendas no estaban abiertas, todos los restaurantes (la mayoría en hoteles) y cafés, estaban abiertos, así que no hay que preocuparse por dónde comer a medio día. El número de Hoteles (Gasthaus) y pensiones que os encontraréis es impresionante. Lo que sorprende de Oberammergau son las casas pintadas al detalle (unas más que otras) y las historias que cuentan. A esta costumbre de pintar las casas así se les llama Lüftmalerei y se dice que esta tradición del siglo XVII se debe a que algunos vecinos, en un alarde de mostrar su alto poder adquisitivo, pintaban así las casas. Con el tiempo se hizo tan popular que era raro ver una casa cuya fachada no representara algo, dejando la ciudad como un museo callejero repleta de lienzos. Y, si os fijáis, unas pinturas son bastante más antiguas que otras por lo que se puede deducir qué familia era más adinerada.

_DSC_0074

Sólo pasear por las callecitas, dejarse perder, ver el minucioso detalle de algunas de sus pinturas y leer letreros curiosos en los jardines de las casas hacen que la excursión merezca la pena. Paseando por la famosa Ettaler Str. os cruzaréis con la Iglesia de San Pedro y San Pablo, coronada por la típica cúpula verde (muy común en baviera) de estilo rococó.

_DSC_0079

Las joyas de Oberammergau son:

Pilatushaus (Ludwig-Thomas-Str.10): En las fachadas de esta bonita casa podemos ver representado el Palacio de Poncio Pilatos en minucioso detalle. En la fachada principal podemos ver el letrero con el que nos cercioramos de que estamos en el lugar correcto. Si bordeamos la casa vemos que todos los laterales también están pintados

_DSC_0017

 

_DSC_0019

La casa de Caperucita Roja (Ettaler Str. 48): Aunque está casi al final de la calle (acera de la derecha) conviene llegar hasta aquí para ver la representación de este cuento infantil. La pintora de esta obra de arte cuenta el cuento en pequeñas viñetas que te trasladan a tu niñez: la madre de caperucita despidiéndola en el bosque, el encuentro con el lobo, la abuelita y hasta el cazador. La verdad, impresionante!

_DSC_0048

_DSC_0050

La casa de Hansel y Gretel (Ettaler Str. 41): Esta es casi la última casa (en la acera de la izquierda) antes de la curva que se ve en la calle pero es realmente sorprendente. En cada uno de los dinteles y antepechos de la fachada podemos ver las diferentes viñetas representando el cuento de estos hermanos que son secuestrados por la bruja. Aparte, la fachada también está decorada con motivos que hacen de esta casita un lienzo digno de cualquier museo.

_DSC_0058

Volviendo sobre nuestros pies, o por calles colindantes para descubrir nuevas casitas, llegamos hasta la avenida principal y, siguiendo los carteles de la calle, llegamos a la Pasionstheater (aunque pone Pasionshaus), que se trata de un teatro municipal donde se representa la Pasión de Cristo. Según leí, desde el Siglo XVII se representa una vez cada 10 años en las calles de Oberammergau donde han llegado a participar más de 2400 personas!! La última representación fue en el año 2010 por lo que este “teatro en la calle” lo podremos disfrutar en el próximo año 2020!

Palacio de Linderhof

Habrá que coger el bus 9622 (recuerdo que el billete va incluido en el bayern ticket) en la estación de trenes en dirección Linderhof Schloss (fin de trayecto). Ojo con los horarios porque no pasa muy a menudo y depende de si es entre semana, Sábado, Domingo o festivo. Recomiendo organizar la ida y la vuelta para llegar con tiempo al tren de vuelta a Múnich. Suele estar bien conectado pero mejor cerciorarse para no perder tiempo absurdamente.

El trayecto en bus hasta el palacio son 30 minutos y en el camino se pasa por un monasterio enorme y súper bonito (de haberlo sabido e ido con tiempo, lo hubiera visitado) y paisajes de ensueño. Una vez lleguemos, el autobús nos dejará en un pequeño kiosko (con baños), ascenderemos por unas escaleras hasta una pequeña explanada donde están las taquillas (Kasse) para comprar los tickets del Palacio, una tienda de souvenirs, un hotel con restaurante y una pequeña cafetería. Luego ya se asciende (8 minutos caminando) hasta el palacio y sus jardines. Por desgracia cuando yo fui el tiempo no nos acompañó por lo que los jardines y las estaturas estaban cubiertos para protegerlos de la lluvia y del mal tiempo. Linderhof Schloss, el más pequeño de los palacios de Luis II de Baviera, es el más lujurioso y ostentoso de todos. Sus interiores, con ornamentación dorada y muy recargada, sorprenden por el detalle. Dada mi experiencia no recomiendo ir en invierno/primavera o al menos cerciorarse de que los jardines están abiertos ya que creo que el paisaje cambia mucho y se puede disfrutar mucho más de la experiencia. Aunque si está todo muy nevado también puede ser bonito (aunque muy frío!).

El precio de las entradas es de 7,50€ y el horario cambia dependiendo de la temporada así que lo mejor es comprobar toda esta información en la web del Palacio. Con el Kombiticket “Königsschlösser” (Entrada combinada de Palacios Reales) se puede visitar en un periodo de 6 meses los castillos y palacios de: Neuschweinstein, Linderhof y Herrenchiemsee por un precio de 20€.

_DSC_0104

_DSC_0101

Tendré que volver en verano!!!!

Para ver más fotos de este pequeño pueblo podéis visitar mi flick-r! =)

nuremberg

excursión de un día a Nuremberg

Nuremberg es una ciudad que puede ser visitada en cualquier época del año, aunque puede tenerse en cuenta que: en verano el tiempo acompaña mucho y hay más horas de luz; mientras que en invierno podemos disfrutar de un paisaje nevado y del Christkindlmarkt o Mercadito de Navidad (sólo en época navideña, claro). Sea cual sea la temporada Nuremberg es una muy bonita ciudad que hay que visitar! Si aún no estás convencido, échale un vistazo a mi flick-r! 😉

_CÓMO LLEGAR_

*COCHE: Nuremberg está situado a tan sólo 170 km al Norte de Múnich por lo que se puede llegar cómodamente por la A9 en 1h 45 min. Se puede aparcar bastante bien en cualquier parte de la ciudad pero cuidado si hay que pagar por dejarlo en alguna zona determinada! El centro histórico se puede visitar a pie pero si queréis visitar el Centro de Documentación y el Zeppelin, podéis ir en coche (o en bus).

*TREN: Si vais en grupo lo mejor es comprar el “Bayern Ticket“. Hay varios trayectos que son directos (con paradas en pueblos, pero sin necesidad de hacer cambio) aunque lo mejor es que comprobéis los horarios en la web de Deutsche Bahn o en el punto de información que hay en el mismo Hauptbahnhof de Múnich (justo delante de los andenes). El trayecto entero dura más o menos 1h 50 min. y el tren os dejará en la estación de trenes de Nuremberg (Nüremberg Hauptbahnhof). Os aconsejo mirar también los trenes de vuelta para llegar bien de tiempo y planear mejor vuestro día.

– “Bayern Ticket – Como ya comenté en el post de Chiemsee, se trata de un ticket válido  para hasta 5 personas que permite coger todos los trenes regionales dentro de Baviera, cualquier día de la semana a partir de las 09:00 y hasta las 06:00 del día siguiente, y fines de semana a cualquier hora hasta las 03.00 am. La primera persona cuesta 25€ y cada viajero extra paga 6€ hasta un máximo de 5 (por billete).

– “Schönes-Wochenende Ticket – Éste es un ticket similar al Bayern Ticket con la diferencia de que se puede viajar por todo Alemania durante un día, en trenes regionales, pero sólo durante fin de semana (sábado y domingo). La primera persona cuesta 40€ y cada viajero extra paga 4€. Más info aquí.

La estación central de Nuremberg es bastante grande y allí mismo podéis encontrar un punto de información (bajando al piso inferior y cruzando el pasaje y volviendo a subir, siguiendo las indicaciones de “tourist information”). Allí os darán un mapa de la ciudad y podéis preguntar cualquier duda que tengáis.

– Transporte Público en Nuremberg – Como el Bayern Ticket también incluye el transporte local (en ciudades de Baviera y Salzburgo), no hace falta que paguéis ningún ticket de transporte para llegar al Centro de Documentación y al Zeppelin. Si vais en coche pero necesitáis coger el metro o el autobús, el precio por trayecto son 3€ por persona o 7,50€ por el día entero. Si vais en grupo que sepáis que hay un billete para dos personas por el día entero que cuesta 11,50€.

_QUÉ VISITAR_

Hay varias rutas posibles para visitar la ciudad pero para pasearlo todo bien yo recomiendo el siguiente recorrido:

Salir de la estación de trenes e ir por la calle principal que queda a mano izquierda (Frauentorgraben) donde, tras pocos minutos paseando, veréis la Ópera (Opernhaus) y la Plaza de Richard Wagner. Justo enfrente, si vais por la calle Kartäusergasse, os encontraréis con la calle de los Derechos Humanos (Strasse der Menschenrechte) que es particular por contar con 30 columnas (una por artículo) en la que se enuncian los 30 Derechos Humanos, cada una escrita en alemán y en otro idioma. Si venís desde la Ópera, seguramente la primera columna que veáis será la española (artículo número 30) que, no sabemos porqué, no es una columna como tal sino más bien una placa en el suelo. Recorred toda la calle mirando cada columna e incluso la que no está porque había un árbol y pusieron una placa detrás (qué detalle!). Justo enfrente del Artículo 1 veréis el Museo Nacional Germano. Luego podéis recorrer tranquilamente la calle hasta llegar al final, donde encontraréis un arco en la calle Kornmarkt.

_DSC_0814

_DSC_0777

(el árbol que no quitaron y la placa puesta detrás)

_DSC_0780

(Artículo 30, en Español)

Aquí podéis girar a la izquierda hasta la Weisser Turm o girar a la derecha por Kornmarkt pasando por la Hall-Platz hasta llegar a Königs Strasse y girar a la izquierda para ir todo recto paseando con calma hasta llegar a la Lorenzer Platz con la gótica Lorenz Kirche. Después, siguiendo por la misma Königs Strasse y paseando por el puente que cruza el río Pegnitz (a mano derecha vemos el Hospital del Espíritu Santo o Heilig-Geist-Spital), nos adentramos en el Hauptmarkt con la enorme Frauenkirche (Iglesia de Nuestra Señora) a mano derecha y, un poco más adelante a mano izquierda, la Fuente Bonita (Schöner Brunnen). En la plaza también tenéis un punto de información, por si necesitáis algo. Cuando yo fui había un mercadito en la plaza donde vendían un poco de todo y, como hacía buen tiempo, decidimos comer allí mismo. No os vayáis sin probar las típicas salchichas Nüremberger o Käsekreiner! Pasead por la plaza con calma, dotoreando, entrando en las iglesias y disfrutando cada paso.

_DSC_0820

(Lorenz Kirche)

_DSC_0832

(Frauenkirche)

Si seguís por la calle por la que veníais, todo recto, dejando a mano derecha el monumental Ayuntamiento (Rathaus) y a mano izquierda la Iglesia de San Sebaldo (St. Sebald), que es la iglesia más antigua de Nuremberg. Luego habrá que subir la “pequeña” cuesta hasta llegar a los pies del Castillo Imperial o Kaiserburg. Este Castillo se puede visitar por fuera y por dentro, pero sólo las vistas desde su muralla merece la pena la subida. El Kaiserburg cuenta con muchos edificios y torres pero lo primero con lo que nos encontraremos subiendo por Burgstrasse será el Kaiserstallung (los establos del emperador) que hoy se ha convertido en un albergue juvenil. Allí mismo nos topamos con la Fünfeckturm (como su nombre indica, torre pentagonal) siendo ésta la construcción más antigua de la ciudad. A mano izquierda tenemos acceso al castillo para visitarlo por dentro. Aquí podéis encontrar más información sobre el recinto, los horarios, los precios y las exposiciones.

_DSC_0845

(entrada al Kaiserburg)

_DSC_0856

_DSC_0854

(vistas desde el Kaiserburg)

Si queréis visitar el Centro de Documentación (Dokumentation Zentrum) y queréis ir en transporte publico podéis llegar de dos maneras:

-Desde la Estación de Trenes (Hauptbahnhof): con el tranvía 9 hasta la parada Doku-Zentrum (final de línea).

-Desde el centro histórico: con el autobús 36 que sale desde la Plaza del Ayuntamiento (Rathaus) hasta la parada Doku Zentrum. Este trayecto tarda unos 20 minutos.

*Podéis ir en autobús 36 desde el centro y después de la visita volver a Hauptbahnhof con el tranvía 9.

-Si vais en coche la dirección es: Bayernstrasse 110.

El Dokumentation Zentrum Reichsparteitagsgeländer es un lugar que merece mucho la pena visitar, aunque esté un poco alejado del casco histórico. Se trata de un edificio (o más bien, un complejo de edificios que no se llegó a terminar) del año 1933 donde tenían lugar las concentraciones del Partido Nacionalsocialista y donde actualmente podemos encontrar una exposición de la I y II Guerra Mundial explicado a través de paneles y fotografías. El precio de la entrada es de 5€ por persona e incluye una audioguía en tu idioma que va explicando cada uno de las fases y exposiciones. La parte de exposición es semicircular por lo que la visita no tiene pérdida y es entretenida. Si nos detenemos en cada panel y seguimos la audioguía (y vídeos) a rajatabla, podemos tardar unas 3 horas en visitarlo. En mi opinión, la faltó un poco de archivo y objetos…demasiado texto y audio, aunque la exposición no deja de impresionar y trasladarte a aquella época nazi.

Si queremos visitar el edificio del Zeppelin tendremos que andar unos 15 – 20 minutos (saliendo del Dokumentation Zentrum, a mano derecha y luego otra vez a mano derecha). Yo no tuve tiempo de verlo pero hay visitas guiadas por dentro los sábados. Sino, habrá que conformarse en verlo por fuer!

_DSC_0879

(Dokumentation Zentrum)

_DSC_0883

(el interior, donde se observa lo nuevo y lo viejo)

_DSC_0896

(Plaza interior que no se llegó a cubrir, según el proyecto inicial)

_DSC_0900

(exposición sobre Auschwitz)

salzburgo

excursión de un día a Salzburgo

La famosa ciudad austriaca de Salzburgo es conocida por ser la ciudad donde nació (y, por lo visto, vivió, murió y fue enterrado) Mozart y por ser donde se rodó la famosa película “Sonrisas y lágrimas”. Es una ciudad que no te deja indiferente y es por ello que está catalogada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Una visita ideal para aquellos que, viviendo en Viena o en Múnich, desean hacer una excursión de un día (o dos!).

_DSC_0558

_CÓMO LLEGAR_

*COCHE: Salzburgo se sitúa muy cerca de la frontera entre Austria y Alemania y dista 145 km de Múnich, aproximadamente 1h 30 min en coche por la A8. Se puede aparcar bastante bien en cualquier parte de la ciudad pero cuidado si hay que pagar por dejarlo en alguna zona determinada!

*TREN: Si no queréis alquilar un coche y vais en grupo lo mejor es viajar con el “Bayern Ticket“. El tren regional a Salzburgo (seguramente un Meridian) tiene varios destinos (seguramente en el letrero pone Rosenheim) así que lo mejor es que os subáis directamente en la parte delantera del tren, comprobando que en el letrero del tren ponga “Salzburgo”. Sino, no pasa nada…cuando el tren pare en Rosenheim tendréis suficiente tiempo para  cambiar de vagón. El trayecto entero dura casi 2 horas y el tren os dejará en la estación de trenes de Salzburgo (Salzburg Hauptbahnhof). Los horarios son fijos y los podéis consultar aquí. Os aconsejo mirar también los trenes de vuelta para llegar con tiempo a la estación y planear mejor vuestro día.

– “Bayern Ticket – Como ya comenté en el post de Chiemsee se trata de un ticket válido hasta para 5 personas que permite coger todos los trenes regionales dentro de Baviera en cualquier día de la semana a partir de las 09:00 y hasta las 06:00 del día siguiente, y fines de semana a cualquier hora hasta las 03.00 am. La primera persona cuesta 23€ y cada viajero extra paga 5€ hasta un máximo de 5 (por billete). Salzburgo está en Austria pero, al situarse muy cerca de la frontera con Alemania, sí lo incluyen en el Bayer Ticket. El transporte público urbano (metro, bus, tranvía…) también estaría incluido pero en este caso NO (por estar en Austria), así habrá que adquirirlo aparte.

– Transporte Público en Salzburgo – Salzburgo tiene un tamaño perfecto para visitarse a pie, pero si queréis usar el transporte público (bus, trolebús…) para ir a visitar los Headquarters de Red Bull (situado en el Hangar 7 del aeropuerto), o para moveros más rápidamente podéis adquirir los billetes en un Tabak que encontraréis al lado del centro de información turística (aquí podéis pedir mapas e información adicional) de la estación de trenes. El precio del billete diario es de 3,60€ por persona.

_QUÉ VER_

El mejor punto para empezar la ruta turística es la parada de Mariabellplatz (si no queréis andar y habéis comprado el billete de transporte podéis llegar hasta aquí en autobús). En esta plaza también podéis encontrar la Iglesia de St. Andrä y el Centro de Congresos. Justo enfrente encontraréis los Jardines de Mirabell (Mirabellgarten) que, en primavera y en verano, deleitan a los paseantes con los vivos colores de sus flores. Al final de los jardines (entrando y yendo a mano derecha) hay una vista muy bonita para la foto perfecta, con la Fortaleza al fondo. Es un placer pasear los jardines, dejando a mano izquierda la Universität Mozarteum y a mano derecha el Teatro de Marionetas y el Landestheater.

_DSC_0552

(vista desde los Jardines de Mirabell con la Fortaleza al fondo)

_DSC_0013

(Una de las tantas esculturas en Mirabell, con la Universität Mozarteum detrás)

_DSC_0017

Saliendo de los jardines estaréis en Makartplatz, donde justo enfrente podéis encontrar la Mozart Wohnhaus, que es la casa donde vivió Mozart desde 1773 hasta 1780 (y su familia hasta 1787, año en el que falleció su padre). La primera planta es donde se encuentra el museo y una proyección de diapositivas (Precio: 10€) pero en la entreplanta hay un Museo Audiovisual (una pequeña película) sobre el niño prodigio. En su web podéis encontrar más información. En la misma Makartplatz encontraréis una Iglesia enorme que no pasa desapercibida: la Dreifaltigkeitskirche. Saliendo de la casa de Mozart a mano izquierda veréis un puente lleno de candados (el Makartsteg), al más estilo Romeo y Julieta. Antes de cruzarlo, a mano izquierda veréis el Hotel Sacher donde podéis probar la deliciosa tarta de chocolate Sachertorte), más originaria de Viena. Desde el puente también se tienen vistas muy bonitas del río, de la ciudad, de la fortaleza y del Museo de Arte Moderno (Museum der Moderne) a lo alto de la montaña.

_DSC_0599

_DSC_0591

(vistas desde el puente Makartsteg)

Una vez cruzado el puente podéis ir por cualquier calle hasta llegar a la Getreidegasse, una callecita peatonal increíblemente cuidada donde todos los bajos son comerciales o restaurantes. Os llamará la atención que la cartelería de las tiendas está cuidada al detalle y todos tienen el nombre muy discretamente puesto (hasta McDonalds!). Si queréis visitar el Museo Moderno podéis ir por esta calle a mano derecha hasta llegar a Anton-Neumayr-Platz donde, previo pago, podéis coger el ascensor que os subirá hasta el museo y el mirador. La verdad es que si el día es soleado (o al menos, claro) merece mucho la pena porque las vistas son impresionantes!

_DSC_0611

(Getreidegasse hacia el Ayuntamiento)

_DSC_0606

(Getreidegasse con el funicular que te sube hasta el Museo Moderno)

_DSC_0618

(cartelería de Zara)

_DSC_0098

(vistas desde el Museo Moderno hacia la Fortaleza)

_DSC_0100

(Vistas desde el Museo Moderno hacia la ciudad y Kapuzinerberg)

Luego podéis seguir paseando por la Getreidegasse mientras se dotorean las tiendas dejándonos sorprender por el detalle de las fachadas y los escaparates. No dudéis en cruzar alguna calle y meteros en algún recobeco o placita que veáis…cualquier rincón de Salzburgo tiene su encanto! Casi llegando al final de la calle (en dirección hacia el Ayuntamiento), a mano derecha y de fachada amarilla y llamativa encontraréis la Mozarts Geburtshaus, la casa donde nació Mozart (si tenéis interés, se puede visitar por dentro). Si seguís caminando llegaréis hasta el Ayuntamiento (Rathaus) y su plaza. Girad a mano derecha por Alter Markt hasta que lleguéis a la plaza donde emerge la Catedral (Dom). Allí seguro que veréis coches de caballos (Fiaker) esperando algún turista que quiera dar un paseo o hacerse una foto. Para quien tenga interés, que sepáis que el precio por un paseo de 20-25 minutos cuesta 45€ y de 50 minutos, 80€. Podéis pasear la plaza, entrar a la Catedral, ver la Igleisa Franciscana (Franziskanerkirche) hasta llegar a la Kapitelplatz.

_DSC_0638

_DSC_0645

Aquí, mirando a la Fortaleza (Festung Hohensalzburg) de frente, encontraréis un simbolito con un funicular que os subirá a la Festung Hohensalzburg. Antes de subir tendréis que pagar la entrada (funicular + visita a la fortaleza) aunque se puede subir andando (30 min. aprox) sin pagar entrada, pero una vez arriba tendrás que pagar (más barato) si quieres visitar los museos y las habitaciones. La Fortaleza fue construida en 1077 y es uno de los símbolos de la ciudad, ya que es la fortaleza mejor conservada de Europa.

Una vez hayáis visitado la Fortaleza y los museos que os interesen podéis volver al centro cruzando por el Staatsbrücke y paseando por cualquier callecita, que seguro que es muy peculiar.

Si lo que queréis es una panorámica desde lo alto con la Fortaleza de fondo, tendréis que subir al Kapuzinerberg, un “pequeño” monte situado en la otra parte del río. No puedo decir cuánto se tarda porque no lo he hecho pero seguro que tiene unas vistas impresionantes! Justo al lado de Kapuzinerberg, en la Linzer Gasse, podéis encontrar un cementerio y la Iglesia de San Sebastián.

_DSC_0648

_DSC_0654

(Vistas desde el Staatsbrücke)

*RED BULL – HANGAR 7

Si queréis visitar el centro de Red Bull tenéis dos maneras de llegar en transporte público:

1 -Desde la estación central de trenes (Hauptbahnhof): con el Obus número 2 dirección aeropuerto.

2 -Desde el casco antiguo: con el autobús 27 que tiene parada en F.Hanusch Platz, al lado del puente Staatsbrücke, también dirección aeropuerto y final de línea. Éste tarda aproximadamente 25 minutos en llegar hasta el aeropuerto, donde os bajaréis y allí mismo cogeréis el autobús 10 y recorreréis dos estaciones más. Desde ahí habrá que caminar unos 10 minutos hasta el Hangar 7. En ningún lugar encontraréis un letrero o símbolo de Red Bull pero los edificios acristalados os indicarán que estáis en el lugar correcto. La entrada es gratuita así que…pasen y vean! Cuando yo fui la exposición estaba un  poco aglomerada porque había un evento y habían amontonado todo, pero normalmente exponen coches de F1, aviones, avionetas etc… También hay un muñeco con el traje del “hombre pájaro” y una vitrina con un DVD de Félix Baumgartner, bastante cutre la verdad. Para haber sido el hombre que saltó desde la estratosfera intentando romper la barrera del sonido… la exposición es bastante escasa. La cápsula desde la que saltó se exhibe en ese mismo recinto pero cuando fui no estaba ya que por lo visto la van trasladando a varios museos/exposiciones por el mundo. Personalmente creo que es una visita que no merece mucho la pena a no ser que se tenga mucho interés en coches de F1 y avionetas. Es curioso, pero si vais con el tiempo justo, yo no iría. La exposición cierra a las 18:00 – 18:30 y dicen que la comida del restaurante es deliciosa (aunque cara).

_DSC_0680

Para volver a la estación de trenes tendréis que hacer el mismo recorrido pero a la inversa: bus número 10 durante 2 paradas (hasta el aeropuerto) y luego el Obus número 2 hasta Hauptbahnhof. No tiene pérdida!

chiemsee

excursión de un día a Chiemsee

_DSC_0425

Chiemsee (o Lago Chiem) es uno de los muchos lagos que podemos encontrar alrededor de Munich y que cuenta con la peculiaridad de tener dos islas: Frauensinsel (Isla de las damas) y Herreninsel (Isla de los caballeros); hay una tercera isla, Krautinsel (isla de la hierba) pero es muy pequeña y está deshabitada, por lo que siempre pasa desapercibida. Esta una bonita excursión de un día para disfrutar de la naturaleza, de bonitos paisajes y de ver la vida bávara a los pies de un lago. Muy recomendable a cualquier época del año ya que en invierno hay mercaditos navideños (y nieve) y en verano podemos bañarnos! Te vienes?

Sigue leyendo

regensburg

excursión de un día a Regensburg

Regensburg (o Ratisbona en Español) es un buen destino para una excursión de día para aquellos que vivan o visiten Munich o alrededores. Regensburg  es una pequeña ciudad situada a 130 km al Norte de la capital bávara y que merece mucho la pena visitar.

_DSC_0238

_CÓMO LLEGAMOS_  Las dos mejores formas de llegar son:

*COCHE: Se llega muy fácil desde Múnich por la autopista A9 y  A93 y se tarda más o menos 1hora y 45min en llegar. El trayecto es muy ameno (aunque depende del tráfico) ya que hay paisajes muy bonitos. Nosotros al llegar dejamos el coche en un parking que nos costó 5 euros por todo el día (era domingo). Aparcar en la calle puede ser complicado ya que la mayoría de las plazas de aparcamiento están reservadas para vecinos y se necesita un permiso especial.

*TREN: Es una opción cómoda si nadie tiene coche o no os apetece conducir ya que también se tarda 1hora y 45 min. aproximadamente. La Estación de Tren (Hauptbahnhof) de Regensburg está situada al Sur de la ciudad y se debe de tardar más o menos 15-20 min. a pie hasta el casco histórico, mientras se visitan cosas y se recorren sus bonitas calles. Las mejores opciones para ir en tren a Regensburg son:

– “Bayern Ticket – Se trata de un ticket válido para 2-5 personas que permite coger todos los trenes regionales dentro de Baviera en cualquier día de la semana a partir de las 09:00 y fines de semana a cualquier hora. La primera persona cuesta 23€ y cada viajero extra paga 5€ hasta un máximo de 5 (por billete). Más info aquí.

– “Schönes-Wochenende Ticket – Éste es un ticket similar con la diferencia de que se puede viajar por todo Alemania (no sólo Baviera) durante un día, en trenes regionales pero sólo durante fin de semana (sábado y domingo). La primera persona cuesta 40€ y cada viajero extra paga 4€. Más info aquí.

_QUÉ VISITAR_

Hay una oficina de turismo en la Rathausplatz nº 4 (en la Plaza del Ayuntamiento) del casco histórico donde poder coger mapas y pedir información adicional.  Como depende del tiempo del que cada uno disponga, a continuación os nombro los lugares que encontramos más interesantes. De todos modos, como cualquier pueblo que he visitado, lo  mejor es recorrerlo a pie y dejarse perder por sus estrechas calles, degustar una buena cerveza en un Biergarten y probar comida local. Para saber algo más sobre la historia de los monumentos, parques e iglesias os recomiendo visitar la web de la oficina de turismo, muy completa y con toda la información en español.

_DSC_0228

_DSC_0202

*Dom St. Peter o Catedral de San Pedro: Impresionante edificio de arte gótico del que sobresalen sus torres, visibles desde casi cualquier punto de la ciudad.

_DSC_0204

*Porta Praetoria: Se le llama así a la Puerta Norte del antiguo campanario legionario y está considerada uno de los monumentos romanos más antiguos y mejor conservados de Alemania. Actualmente se puede visitar parte del portal original en la calle Unter der Schwibbögen.

porta praetoria

(fuente: oficina de turismo de Regensburg)

*Goliathaus o Casa de Goliat: Esta casa resalta por la pintura en su fachada que data de 1573 y que representa el combate entre David y Goliat, siendo Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. La casa fue construida alrededor del 1260 y en la planta superior del edificio se encuentra el Restaurante “David”, que seduce a sus clientes con esquiciteces culinarias, así como con una panorámica única de la catedral de San Pedro y de los tejados de la ciudad.

_DSC_0222

*Historische Wurstküche o Histórica tasca de salchichas: Situada a orillas del río y al lado del Puente de Piedra se puede visitar esta pintoresca tasca de la familia Schricker-Meier y donde degustar unas deliciosas salchichas caseras con chucrut y mostaza.

_DSC_0231

*Steinerne Brücke o Puente de piedra: Este es el monumento por excelencia en Regesburg, junto con la catedral. Este puente permite cruzar el río Danubio y conecta el casco antiguo con el barrio de Stadtamhof, también declarado Patrimonio de la Humanidad. En la Edad Media este puente junto con sus 16 arcos ya era considerado una de las maravillas del mundo ya que, durante casi 800 años, el Puente de Piedra fue la única vía de comunicación estable que atravesaba el Danubio en muchos kilómetros a la redonda. El puente estaba vigilado por 3 torres de las cuáles sólo queda la “Brückturm”, desde la que se tiene una vista panorámica de la ciudad. Actualmente se encuentra en restauración, aunque sí se puede cruzar para recorrer un poco las calles de Stadtamhof y tomarse una cerveza Spital en el Biergarten con vistas al río (nada más cruzar el río, a mano izquierda).

Die Steinerne Brücke stammt aus dem 12. Jahrhundert und war lange Zeit die einzige Brücke in Regensburg.

(fuente: oficina de turismo de Regensburg)

_DSC_0253

(vistas desde el Puente de Piedra)

_DSC_0255

(vistas desde el Puente de Piedra)

_DSC_0236

(vistas desde el Puente de Piedra)

_DSC_0259

(Avenida principal de Stadtamhof, situado al otro lado del Puente de Piedra)

*Altes Rathaus o Ayuntamiento Antiguo: Edificio construido en el siglo XIII sobre el mercado central del que sobresale su fachada de color amarillo. Justo en la planta baja es donde está la oficina de turismo y, encima de ésta, la Sala Imperial que sólo puede ser visitada con visita guiada y en grupo.

_DSC_0221

*St. Emmeram: Esta basílica de estilo barroco fue construida en el siglo VIII durante el periodo carolingo. Hoy en día es una de las iglesias más importantes de la diócesis de Regensburg. Es una edificación bastante grande (y no confundir la capilla con la iglesia) donde también cabe contemplar sus jardines. Visita muy recomendable!

_DSC_0270

*Herzogspark o Parque del Duque: Este parque se encuentra situado en la parte Oeste de la ciudad y tiene una superficie de 1,5ha, siendo una de las zonas verdes de menor tamaño de Regensburg. Dentro del parque podemos encontrar monumentos y zonas ajardinadas con una gran diversidad de plantas así como un jardín renacentista en el corazón del parque. Además aquí se encuentra el Museo de Historia Natural (Naturkundemuseum Ostbayerns).

Por si os habéis quedado indecisos aquí tenéis más fotos de esta bonita ciudad. No dudéis en visitarla!